Columnismo

Arena de otro mar

Despedida

09.11.2018 @marisabellucas 2 minutos

Esta columna puede empezar diciendo que El Reverso se apaga. De hecho acaba de producirse. Cuesta echar llave a la puerta que se abrió sin cerradura. En la canción 'Las simples cosas', Chavela Vargas cuenta, canta y despide: Uno se despide insensiblemente de pequeñas cosas, lo mismo que un árbol en tiempos de otoño queda sin sus hojas”. Una se conforma con escribir partiendo desde la despedida insensible. Estas líneas bien pudieran describir el momento en el que se deshace una maleta con la diferencia de que esta que se deshace, a la ida, estaba vacía. Las despedidas son susceptibles de todo aquello que nos incite a darnos la vuelta para volver o si no vaya usted a la del soltero. Desde que me reconozco no he sabido despedirme. No se me da. No sé cómo se hace. No gusta despedir, que te despidan ni despedirte.  Y sin embargo, no encuentro alternativa a no hacerlo.

- "¿Cómo hago yo con la insensibilidad que tú propones, Chavela?"-

Un día dejé lo que estaba haciendo y cogí un papel. No sabía el coste de oportunidad que tendría. En esa nota expresé la duda: “¿Quién dice que no es momento para escribir?”. Y comencé a hacerlo. Curiosidad, entiendo. Llenar espacios de palabras es la mejor manera de volverse libre.  Más tarde comprendí que lo que uno escribe se olvida si no hay donde publicarlo.  Y comencé a publicar en El Reverso.

A los que fundasteis el proyecto, gracias. Con descaro es como unos chavales pueden llegar a imaginar escribir la columna como lo hacía  Julio Camba o Francisco Umbral , e incluso dejar crecer la melena para lucirla como Manuel Jabois. Siempre sonó bien. A los que os habéis pasado por aquí para leer lo que queríamos ser, gracias. Arena de otro mar es con lo que vine, lo que dejo y lo que me llevo. Aquí no nos queda más nada que decir. Imaginen que esto ha sido una despedida de alguien que nunca supo cómo hacerlo y que lo intentó igual que Chavela gritó el adiós.  Por lo demás, créanme si les digo que ha sido un placer.

Queda la sensación de que hemos sido felices y libres.

Etiquetas,
Artículo anterior Artículo siguiente
Etiquetas,