Columnismo

¿Atado y bien atado?

29.04.2016 2 minutos

¿Los españoles somos realmente libres? ¿O se trata de un espejismo creado en la Transición? “Cuando Franco dijo que lo había dejado todo atado y bien atado, yo me reí. Ahora, 40 años después, sé que tenía razón.”, esa es la mejor respuesta que he oído. Pero las dudas sobres la historia, escrita por los vencedores, no hacen más que aumentar conforme pasa el tiempo. Entonces, ¿por qué los españoles se quedan de brazos cruzados?

En España existe la falsa concepción de que vivimos en democracia y libertad, porque alguien lo dijo un día. Pero, ¿qué pasa entonces con una monarquía impuesta? ¿Qué pasa con los asesinados durante 40 años de sombra? ¿Qué pasó con sus asesinos? Nada, así de simple, no pasó nada. Una democracia no se puede construir sobre heridas abiertas, porque se infectan. Desde el primer momento, la Constitución estuvo impregnada de tintes franquistas. Si bien es cierto que hubo consenso entre todos los partidos, algunos tuvieron que ceder más que otros. En cuanto al referéndum sobre este documento, es una realidad que la mayoría de españoles que estamos en edad de votar no pudimos hacerlo. Nos impusieron un modelo y, ahora que algunas personas se plantean la necesidad de cambiarlo, se lo impiden mediante trabas anti-democráticas.

No es necesario poner ejemplos recientes de falta de libertad, no hay más que leer la Ley de Seguridad Ciudadana, la LOMCE o la reforma laboral. Los abusos policiales se repiten día sí y día también, pero no salen en los medios, controlados por el gobierno o por los grandes conglomerados empresariales. Sin embargo, queda un ápice de esperanza en las redes sociales y en el sencillo paso de salir a la calle para informarse, de hablar, que por ahora se puede.

Dentro de la masa de la sociedad empiezan a surgir dudas, y eso lleva a ser conscientes de la falta de libertad que existe teniendo en cuenta que vivimos en “democracia”. Sin embargo, en las manifestaciones está la gente de siempre, mientras el resto prefiere hablar de fútbol o ver la televisión. Si sabemos que no somos libres, ¿por qué no hacemos nada? Mi teoría es que tenemos miedo a serlo. Tenemos complejo de ovejas, de ser incapaces de tomar nuestras propias decisiones. Esto, por supuesto, se debe a la educación, nos han educado de forma que tenemos que obedecer y callar, mostrando el máximo “respeto” (yo lo llamaría miedo) por nuestros superiores. Esta dependencia del poder es la que nos lleva por el camino de la perdición, el camino por el que, si seguimos andando a ciegas guiados por el lobo, acabaremos por perderlo todo. No debemos confiar en alguien que obtiene beneficios de nuestras carencias, y debemos recordar que los cambios nunca han venido desde arriba.

Etiquetas, , ,
Artículo anterior Artículo siguiente