Columnismo

Bajo la sombra de Europa

11.03.2016 @marisabellucas 2 minutos

Como si de antaño se tratara, la realidad actual no es otra que la que vemos y la cual otros sufren. Probablemente hagan falta muchas explicaciones para que en un futuro se pueda entender hasta que punto unas personas se ven con el poder de decidir "a ti sí y a ti no; tú tienes derecho a sobrevivir y tú no".

Cuanto menos, es sorprendente la indulgencia que hay en torno a miles de personas a las que se empeñan en llamar refugiados, cuando nadie les ofrece cobijo, cuando no tienen refugio, he ahí la paradoja.

Nos encontramos ante una crisis humana: la mayor después de la Segunda Guerra Mundial. Esta crisis deriva, en este caso, hacia una de crisis empatía. Empatía que seguramente vaya más allá del mero hecho de ponerse en la piel de aquel que sufre; empatía que, además, demanda actuar.

Tal vez las entidades europeas deban entender que lo ilegal no es que entren personas que huyen del terror, lo ilegal sería que no entraran. Lo legal debe ser que encuentren la calma y lo ilegal que no.

Entre tanto maremagno, miles de personas se agolpan a las afueras de Europa, contemplando a esta como quien en un desierto observa el oasis. Por tanto, Europa, la deseada, se concibe además como la salvadora y que mejor escenario para los países cuya disputa por parecer las grandes fuerzas europeas es continua, aquellos del "y yo más". Sin embargo, este "y yo más" del que presumen, se convierte en amenaza para estos cuando de acoger se trata.

Sorprendentemente, a la Unión Europea le sobra el tiempo que les falta a los refugiados. Hay tiempo para intercambios, por tanto sigue el juego: "yo te doy a tantas personas y a cambio tú me das a las que yo te diga". Y así es como los que buscan sobrevivir, en lugar de convertirse en protagonistas por lograrlo lo hacen por ser mercancía con la etiqueta: "se admiten devoluciones".

Quizás se equivocaban aquellos que pensaban que este mundo/sociedad actual era muy distinto al de hace siglos. Quizás se equivocaban al pensar que era solidario, que estaba preparado.

Etiquetas
Artículo anterior Artículo siguiente
Etiquetas