Columnismo

Buscando el sur

Cuando se aplaude la ignorancia

25.03.2016 @JPedrosa97 2 minutos

Otro año más he vuelto a salir a las calles en Semana Santa y para mi desgracia he vuelto a escuchar desde los balcones cantarle a distintos Cristos la saeta que compuso Antonio Machado. Muchos os preguntaréis, ¿qué tiene eso de malo? Antes de responder voy a citar sus tres últimos versos: "¡No puedo cantar ni quiero / a ese Jesús del madero, / sino al que anduvo en el mar!" La intención de Machado no era, ni mucho menos, elogiar la Semana Santa. Él era creyente, pero estaba en contra de la hipocresía que había en la fiesta. Ahora lo tildaríamos de postureo (para aquellos que no son Millennials o de una generación posterior, postureo sería aquello que hacemos para subir a las redes y fardar posteriormente de ello) don Antonio, mucho más sutil, prefirió la ironía.

Es una pena que lo que debería ser una oda a la cultura acabe manchado por la ignorancia de algunos y por la hipocresía de otros. Me da verdadera pena ver las calles repletas de gente y que muchos vayan como el que va al cine, a pasar el rato. Me da pena porque admiro la pasión con la que los hombres de trono o los costaleros son capaces de aguantar horas bajo el varal, destrozándose la espalda en muchas ocasiones, pero siempre salen con una sonrisa en la cara, y deseando poder sacarlo otra vez. Sé lo que es la pasión y la fe. Sé lo que es estar contando los días para que llegue la Semana Grande, como ellos la llaman. Sé lo que es vivir amando esta semana. Admiro a las personas que lo hacen y las envidio porque no siento lo mismo.

Por eso siento pena cuando veo que manchan de esa forma nuestra cultura. ¿Acaso nadie es capaz de decirles que elijan otra saeta? ¿O es que acaso nadie comprende realmente al maestro? Y es que Albert Einstein tenía razón cuando dijo aquello de "hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy seguro." Nosotros volvemos a demostrar aplaudiendo la ignorancia la estupidez a la que llegamos. Es una pena que una semana que debería ser una oda a la cultura se manche con estas odas a la incultura.

PD: Esta columna va dedicada a todos los que de verdad sienten la Semana Santa, sobre todo a mis amigos, tanto los que la viven debajo del varal, como los que se emocionan desde el otro lado.

Etiquetas, , , ,
Artículo anterior Artículo siguiente