Columnismo

Buscando el sur

Hijos de la gran puta

22.03.2017 @JPedrosa97 3 minutos

Anoche, el programa de talentos que emite una cadena privada española que suele alojarse en el quinto botón de nuestro mando a distancia, sufrió el daño de la votación por Internet y los posteriores votos falsos para reírse del programa. Un concursante sin ningún tipo de talento se coló en la final y la ganó. Es decir, anoche El Tekila, como se hace llamar este concursante ganó la final de la segunda edición de Got Talent España, programa emitido en el prime time de Telecinco, ante la atónita mirada de toda España. Y todo ello fue fruto de un troleo de Forocoches, el foro online más importante del país y parece ser que un lobby del voto por Internet.

Esto es lo que puede suceder cuando quieres dar al público la sensación de poder. Y no le cobras por votar. Cuando pagas por votar piensas dos veces qué quieres votar y porqué. Pero cuando tienes el poder de vacilar a toda España y a uno de los medios de comunicación más importantes por la patilla sólo puede pasar una cosa. Y es lo que ha pasado. En semifinales ya se dio la misma situación y Risto Mejide, jurado del programa, mostró su disconformidad por redes sociales. Durante el programa ironizó con la posibilidad de que El Tekila se llevase el premio. Ni él creía capaz a la comunidad forocochera de algo así. Cuando la votación ha dejado al premiado entre los tres finalistas el publicista ha dejado el plató. Reacción completamente normal cuando ves como tu trabajo y tu criterio de varias semanas se van a la basura por querer dar el poder de decisión a los espectadores. Al finalizar el programa tuiteó: “tenemos el país que merecemos”. Debe ser la primera vez que joden a Risto en un plató y no al contrario. Llámenlo justicia divina.

Mientras tanto en el plató Eva Hache aplaudía a la audiencia por tomar autónomamente su decisión. La cómica estaba entusiasmada con el finalista. Estaría pensando en los chistes que podrá colar en sus monólogos a partir de este momento. Jorge Javier Vázquez y Edurne, las dos personalidades que compartían el jurado, no llegaban a entender cómo se podía haber colado una actuación tan esperpéntica en un programa que busca el sumum del talento en el mundo del espectáculo.

Me encantaría saber cuántas cabezas habrán rodado esta noche en las oficinas de la cadena. Pagar el caché de esos cuatro jueces para que el programa acabe siendo el hazmerreír de la parrilla televisiva. A lo mejor es verdad que tenemos el país que merecemos. Y la televisión que tenemos. Cuando le preguntaron por esto a Jesús Quintero respondió que iba a escribir un libro sobre la televisión y la audiencia. Duda si titularlo Hijos de puta o Hijos de la gran puta. Eso habrán pensado también cuando se han apagado las cámaras en Telecinco. Hijos de la gran puta.

Etiquetas
Artículo anterior Artículo siguiente
Etiquetas