Columnismo

Buscando el sur

Malditos Corruptos

19.04.2017 @JPedrosa97 2 minutos

Hoy tenemos un Presidente que ha sido citado como testigo en una trama de corrupción, el caso Gürtel. El Tribunal lo cita a pesar de que la fiscalía lo haya desaconsejado. Y mientras escribo estas líneas aún no he escuchado ni leído a nadie pidiendo su cabeza. Y todo esto con el Tramabús circulando por las calles de Madrid. Me da la impresión de que hemos asimilado la corrupción como algo normal, ya no nos sorprende ver un caso de corrupción en los informativos abriendo tras el fútbol. Pan y circo. Redil de ovejas. La caja tonta nos enseña qué es lo importante. O qué debe ser lo importante para nosotros.

Rajoy testificará desde el cómodo sillón de su despacho, sin que ningún reportero gráfico le capte entrando a los juzgados. Sin que nadie lo vea delante del estrado. Y Rato seguirá copando portadas con cada vez más frecuencia. Y seguiremos sin hacer nada para remediarlo más que quejarnos en el bar de turno sin que se nos escuche mucho entre el ruido de vasos chocando y algún cliente pidiendo al camarero que le ponga una cerveza más. Parece que olvidamos que antes de estar en el Fondo Monetario Internacional estuvo cerca de ser Presidente de España, sí, el mismo cargo que ocupa Rajoy hoy en día.

La última decisión de Rajoy con respecto a la corrupción es eliminar Filosofía y Literatura Universal de las aulas de bachillerato. Eliminar de nuestro currículo el pensamiento crítico para que no dilucidemos entre el bien y el mal. Entre la corrupción y el buen hacer. ¿Para qué poner medidas efectivas para paliar uno de los grandes males de España cuando podemos taparlos bajo una alfombra de incultura y que nadie nos tosa más? Pero pueden estar tranquilos, seguiremos sin hacer nada siempre que nos den pan y circo, ya lo adelantó Bismarck.

Etiquetas
Artículo anterior Artículo siguiente
Etiquetas