Columnismo

Buscando el sur

Nos condenamos a ser infelices

01.04.2016 @JPedrosa97 2 minutos

¿Por qué nos empeñamos en no ser felices? Somos infelices con premeditación y alevosía. Y somos infelices porque asociamos la felicidad a cosas materiales y metas. Anclamos la felicidad a un cuando haga tal o cuando pase cual constante. Nos repetimos cuando termine la carrera seré feliz, de la carrera pasamos al trabajo, de ahí al ascenso, la casa, el coche, las vacaciones en Cancún, la casa en la playa... Y para cuando nos venimos a dar cuenta estamos rodeados de cosas materiales que realmente no valen nada. Cuando queremos mirar atrás, vemos que hemos tirado nuestra vida por el desagüe creyendo que la casa en la playa nos iba a hacer felices. Vemos las horas pasar trabajando duro para conseguir ese ascenso que traerá más trabajo creyendo que con él vendrá la felicidad de la mano. Y lo que se va es la vida.

No entendemos que lo que no haces ahora no lo harás nunca, sí es posible que vayas a la ciudad que te perdiste aquella vez, pero ya no será la misma. Es posible que disfrutes de otras vacaciones con tus amigos, pero nunca serán las mismas. No somos capaces de vivir el momento, no somos conscientes de la importancia de vivir el hoy. El momento que vives es de lo único de lo que puedes estar seguro. Nadie te asegura un mañana. Y aún así nos empeñamos en tirar los días como colillas, en consumirlos como se consume una cerilla. ¿Cuántas veces el miedo no te ha dejado disfrutar tanto como querías? ¿Cuántas veces el 'qué dirán' ha marcado tu vida? ¿Cuántas veces has sentido que estabas malgastando tu tiempo o tu vida? El otro día leí una frase que me impactó: decimos que el tiempo es oro, pero el tiempo es vida y la vida es lo único que no se compra.

Me hace gracia cuando la gente me pregunta que salidas tiene mi carrera, yo me pregunto cómo enfocan sus vidas. Cuando eliges tu futuro por sus salidas te estás poniendo bajo el yugo de lo material, estás eligiendo la carrera por lo que te van a pagar y por la cantidad de trabajo que vas a tener. Pobres infelices. Me da pena ver a gente estudiando cuatro o cinco años resignada, cuya única motivación es acabar para pasar a otro tormento distinto. Me da pena ver gente estudiar obligada por sus padres. No entienden que esperar con resignación un futuro que nunca llegará no es vivir, es malvivir.

Por eso les invito a disfrutar del camino, que a veces es pedregoso y empinado, pero si no son capaces de disfrutarlo nunca habrán vivido. Y recuerden, "solo se vive una vez, pero una vez es más que suficiente si se hace bien." Woody Allen.

Etiquetas, , , , , , , ,
Artículo anterior Artículo siguiente