Columnismo

Buscando el sur

¡Oh, blanca Navidad!

16.12.2016 @JPedrosa97 2 minutos

Pablo Emilio Escobar Gaviria lleva toda la campaña navideña presidiendo la Puerta del Sol. Más bien es la cara de Wagner Moura la que está debajo del Tío Pepe. Y el panzón actor brasileño ha causado controversia. Bueno, él no, el personaje que representa. Primero el gobierno de Colombia, en nombre de las víctimas del narco, y ahora el PP han pedido la retirada de la publicidad de la productora americana. Ofensa o falta de respeto son algunos de los calificativos que ha recibido la promoción de la serie, que con su mensaje “Oh, blanca Navidad” ha incendiado las redes. No le falta carga subjetiva al mensaje -que a ojos de un niño pasaría desapercibido-. A veces sería mejor seguir viéndolo todo desde su óptica de ignorancia e inocencia. Dicen que la felicidad está en la ignorancia, ¿no? Aún así no debemos pasar por alto el pasado en el que se basa la serie que ha triunfado allá donde ha llegado. Escobar gobernaba con puño de hierro desde la Finca Nápoles y dirigía la mayor parte del narcotráfico del continente. Con todas las muertes que eso conlleva. Y da la sensación de que, valla aparte, se le está dando un aura heroica que no merece. La ficción ha conseguido que creamos que su historia, lejos de suceder realmente, es otro cuento más llevado a la pequeña pantalla por otra súper productora estadounidense. Su hijo es el primero que está en contra de que se rediman sus pecados de su padre. Pero eso no es culpa de Netflix, es culpa nuestra que tendemos a tomar como irreal todo lo que vemos en lo que participen actores. A restarle importancia, a tomarlo cómo si o hubiese sucedido y fuese cosa de un guionista más o menos creativo y, a veces, necesitado de sustancias estimulantes para terminar sus obras.

Manuela Carmena está en contra de retirar la valla y algunos dicen que puede ser el principio de un conflicto con la nación sudamericana. La valla cumple con la normativa y sólo puede retirarla la distribuidora de contenido multimedia, que tampoco creo que estén a favor de eliminarla. La campaña que le están haciendo los políticos y demás detractores está siendo más eficaz que vallar cada espacio de la ciudad de Madrid. Deben estar frotándose las manos en su sede central. Y si pueden producir y distribuir la serie, ¿por qué no publicitarla? El problema no es la valla, ni la serie, el problema es que nosotros convertimos al narco en héroe. Y eso no se soluciona quitando ni poniendo ninguna valla publicitaria.

Etiquetas, , ,
Artículo anterior Artículo siguiente
Etiquetas, , ,