Columnismo

Buscando el sur

Sólo nos queda decir adiós

01.07.2016 @JPedrosa97 2 minutos

Hoy cierra la redacción de El Mundo en Málaga. Hoy cierra uno de los principales bastiones de la información en la España meridional. A partir de mañana El Mundo en Málaga seguirá saliendo todas las mañanas, pero sin el librillo de cuatro páginas con la información de la provincia que con tanta dedicación lo redactaban a diario. Un ERE nos ha dejado sin la delegación malagueña. Sí, un ERE de esos que conocemos tan bien los andaluces. Pero esta vez no perdemos dinero de las arcas públicas, perdemos información. Perdemos una batalla contra aquellos que se benefician del mutismo de los medios. Málaga se queda sin El Mundo. Y Málaga merece El Mundo, pero todos sabemos que en este país la meritocracia es tan irrelevante como la justicia poética. Son conceptos bonitos que se ven casi utópicos en estos momentos. Por desgracia este ERE no sólo afecta a la delegación de Málaga. Andalucía no es la única comunidad que ve mermada su producción informativa. El País Vasco también está de luto, sólo quedarán en las tres provincias dos redactores y sólo publicarán cuando la actualidad lo demande.

No puedo ver esto sino con la tristeza y el desamparo de quien empieza en este noble oficio y ve como uno de sus principales castillos debe destruir murallas para sobrevivir. Me cuesta hacerme a la idea de que no leeré información elaborada por y para malagueños a partir de su edición del sábado. Me reconforta saber que, al menos, me quedará la columna de Teodoro León Gross en las páginas de Andalucía. Saber que aunque el barco hace aguas no se ha recortado en el columnismo de calidad.

En días como hoy me gusta citar a dos de las figuras más importantes de la literatura castellana. Quevedo versaba aquello de “poderoso caballero es don Dinero” y el gran Gabriel García Márquez aquello de “aunque se sufra como un perro, no hay mejor oficio que el periodismo”. Sólo me queda desearles que disfruten de la última edición de El Mundo en Málaga y que descubran la belleza del oficio en sus últimas letras, que vivirán para siempre en nuestro recuerdo aunque un ERE nos haya arrebatado el cariño que le profesábamos a nuestra particular ventana abierta a El Mundo.

Etiquetas, , , , ,
Artículo anterior Artículo siguiente