Columnismo

Café solo

Cuando un necio opina sobre Educación

12.04.2016 @suvi 3 minutos

«Es la invasión de los necios», decía Umberto Eco sobre las redes sociales. También a través de los blogs y de la industria editorial, los necios han invadido, en esta ocasión, el debate sobre Educación. En su discurso achacan a la pedagogía y a los pedagogos el origen de los problemas del sistema educativo y defienden que «el modelo educativo debe fundamentarse en el esfuerzo y los conocimientos». Necios en todas sus acepciones: ignorante y que no sabe lo que podía o debía saber; falto de inteligencia o de razón, y terco y porfiado en lo que hace o dice.

Este fin de semana recibí en el email la notificación de un nuevo comentario en la entrada "¡Cuidado! Pedagogos al acecho" de la revista Culturamas. Desconcertado, pulsé sobre el enlace para recordar qué artículo es y de quién. La entrada se publicó en julio de 2013 y su autor es Santiago Benito López, profesor de Filosofía y Psicología en el IES Villa de Valdemoro de Madrid. La comenté (por eso había recibido la notificación) en octubre de 2013: «Cada idea de este artículo es una tontería detrás de otra que podrían rebatirlas, una por una, con argumentos científicos y no con meras opiniones como las que componen tu artículo, la mayoría de los estudiantes de primero de Pedagogía». Volví a leer el artículo para cerciorarme de que no estuve de ligero y darle otra oportunidad al autor. En balde: un texto tan pobre que, en esta ocasión, su lectura ni siquiera me irritó.

Como las moscas que acuden al olor de la mierda, Ricardo Moreno Castillo aprovechaba los comentarios del artículo anterior para promocionar su nuevo libro: «Acabo de publicar otro libro en la misma línea que Panfleto Antipedagógico. Se llama La conjura de los ignorantes (los ignorantes son, por supuesto, los pedagogos)». Opiniones todos tenemos derecho a expresar, no solo en la barra de un bar, sino también en las redes sociales o incluso en un blog; pero, este bocazas señor se ha dedicado a publicar libros para despotricar de la Pedagogía y de los pedagogos y vender meras opiniones como argumentos científicos. Para los ignorantes, por supuesto, charlatanes como este señor de pensamiento gallináceo, la Educación es una ciencia social y los pedagogos la estudiamos a través de métodos científicos, no «una jerga», llena de «patochadas», «estupideces» y «desvaríos».

Nunca hay una mierda con una sola mosca. Alberto Royo, profesor de instituto en Zaragoza, autor de Contra la nueva Educación, también crítica a los pedagogos e incluso, aunque con bastante cobardía, se atreve con César Bona. Más de lo mismo: esfuerzo y conocimientos. Dos argumentos que se reiteran en la demagogia tras este discurso antipedagógico cuya finalidad es aumentar la desigualdad social. Dividir la escuela entre quienes traen las condiciones óptimas de casa y los que no; para que, desde pequeños, este último grupo aprenda que tendrá que realizar los trabajos que no quiere el primer grupo, porque ellos no se han esforzado lo suficiente.

Etiquetas, , , , , , , , , , , , , ,
Artículo anterior Artículo siguiente