Columnismo

Café solo

Por encima de todas las cosas

07.05.2016 @suvi 2 minutos

Existen mentiras que, a fuerza de repetirse en la cultura popular, acabamos por aceptar como verdades. ¿Nunca habéis escuchado: «la familia te toca; a los amigos los eliges»? Es mentira.

Ayer estuve tomando unas cervezas con una amiga. Una amiga muy aficionada del F. C. Barcelona. En un intento no sé si de ordenar para ella misma las prioridades de su vida o de demostrarme lo forofa que es, me dijo «las tres cosas más importantes de mi vida son: mi familia, mis amigos y el Barcelona». Las personas siempre deberían estar por delante de cualquier fanatismo deportivo, político o religioso. Ella es muy fanática, pero a su familia y sus amigos debe considerarlos muy importantes como para valorarlos por delante de su Barça.

Los amigos tampoco los elegimos. Llegan a nuestras vidas por casualidad. No podemos determinar cuándo exactamente nos hicimos amigos de alguien. Empezamos a compartir vivencias con ellos, hasta que de repente somos conscientes de que forman parte de nuestras vidas. Con los amigos no importa cuándo, ni dónde. El qué es también el porqué. Marta, Sebas, Guille y los demás. Risas con cervezas. Reflexiones con cafés. Incluso reflexiones con cervezas y risas con cafés.

No importa el tiempo que llevemos sin vernos. Las mismas anécdotas se repiten una y otra vez. Aquel camping. Aquellas ferias de cuando aún éramos jóvenes. Aquella casa rural. Los buenos días, las buenas tardes y las buenas noches compartidas. Otros grupos de amigos que se juntan a las vivencias y acaban añadiendo más anécdotas. Los primeros amigos que dejan la ciudad por trabajo. El primer amigo que sale del armario. Las primeras parejas dentro del grupo y las primeras rupturas que lo dividen. Las primeras bodas y los primeros bebés. Nos vemos tan a menudo que acabamos hasta las pelotas unos de otros. Un poco de espacio, un poco de tiempo y enseguida nos echamos de menos.

En mi funeral, amigos, no quiero que estéis llorando, sino brindando por todo lo que hemos vivido.

Artículo anterior Artículo siguiente