Columnismo

Efecto Sanders

16.02.2016 @jesvsperez 2 minutos

¿Qué ocurre en Estados Unidos con Bernie Sanders, el septuagenario del momento?

Sin lugar a duda, es la figura del momento en Norteamérica y el culpable de haber captado una gran parte del protagonismo ante el espectáculo deportivo del año, la Superbowl. Solo le ha bastado una victoria apabullante, la otra noche en New Hampshire, para desequilibrar el empate técnico de Iowa en las primarias demócratas ante la aspirante en reiteradas ocasiones a tomar las decisiones del estado más influyente del mundo, la poderosa Hillary Clinton.

Cuando los mercados más importantes del mundo empiezan a redactar el futuro del planeta, avisando de un nuevo parón en la economía internacional, se abre paso una generación de personajes políticos que arrastran a millones de personas, desde Sanders hasta Iglesias pasando por Corbyn. Estas tres personalidades, de diversas generaciones, tienen dos puntos en común: proyectan en el horizonte los pasos de la nueva izquierda juvenil y poseen la confianza de una juventud desencantada con la forma de hacer política.

Un señor de 74 años, como es Bernie, está consiguiendo conectar con la juventud estadounidense de una forma brillante, una juventud que no siempre destaca como vemos en las películas de Hollywood y que vive ahogada con préstamos destinados a garantizar su vida académica, por ejemplo. Este es uno de los pilares del programa demócrata de Sanders, la desprivatización del modelo educativo.

Otro de los puntos fuertes de este referente en la juventud es su activismo en contra de guerras como la de Vietnam o su proyecto para la integración del Islam en Estados Unidos, en las antípodas de lo que reclama su gran rival republicano, en mi opinión, como es Donald Trump.

Pienso que el mundo necesita un cambio de rumbo. Estamos en una situación donde existe un déficit de valores, que es crucial si queremos retomar el camino de la humanidad, en el que ya no vale lo anterior. En este 2016 tenemos unas amenazas gigantes que se deben bloquear con cordura y sentido común, ante lo que se avecina necesitamos gente que aporte ideas frescas y renovadas.

EEUU, debe de ser de nuevo, el timón de este barco mundial que está a la deriva aunque rogamos un capitán que esté a la altura. Suerte Bernie, good luck Sanders.

Etiquetas, , , , , , , ,
Artículo anterior Artículo siguiente