Columnismo

El largo bulevar matutino

05.05.2016 @marisabellucas 2 minutos

Saliendo tarde de casa, con unos auriculares enredados; camino a la universidad y escuchando la radio. Pepa Bueno, como primera voz mañanera. Las 9.15  y un inesperado "Buenos días, señor Rajoy". Me terminé de despertar. La máquina "donde dije digo, digo Diego" de Mariano comenzaba a engrasar, ya saben, pocas explicaciones y nuevas rondas de promesas utópicas al servicio de la sociedad y en funcionamiento hasta el próximo 26 de junio.

El mismo camino largo y redundante. Sin embargo, la Bueno me salvó el recorrido y nos hizo protagonistas a los estudiantes en el diálogo, haciendo hablar al presi en funciones sobre educación: "¿Qué decirles a los que tienen una carrera, dos másteres y siguen sin empleo?"  Esquivo y evasivo volvió a "futurear" esta vez sobre el crecimiento del sector tecnológico e informático.

"¿Y que hacemos con la Filosofía, la Literatura, las Humanidades y las Bellas Artes, señor Rajoy?"  Respondió con una empatía nostálgica, recordando sus viejos tiempos estudiando latín y griego. Y llegó el fraseo tan peculiar: "Las personas no son conocimientos". Suficiente. Vuelta a las andadas. Definitivamente me sentía como una intrusa en mi camino, mi oído y mi vista habían perdido todo el sentido que les unía. Mientras retumbaba la insensatez de quien carece de conocimiento, las facultades amanecían y con ellas miles de estudiantes. El contraste chirriaba bajo una escena digna de recreación.

Por un momento realmente no entendí nada, luego comprendí que hay personas que contemplan la realidad y otras que la estudian y la terminan entendiendo. Y supongo que se trata de eso. Seguí mi recorrido, como todos los días, como siempre. Esta vez convencida de que mientras algunos destruyen trayectos desde la indiferencia, otros los reconstruimos desde el conocimiento. Desde luego, creo que hice mi primer camino universitario. Lo logré interpretar.

Etiquetas,
Artículo anterior Artículo siguiente
Etiquetas,