Columnismo

Entre dos luces

Soraya, la exploradora intrépida

28.11.2016 @pablomerinoruiz 2 minutos

Soraya Sáenz de Santamaría viajará hasta las cataratas paraíso esta legislatura, como Russell y el señor Fredricksen en la película Up de dibujos animados Disney. Mariano le ha encomendado una misión: mediar en los parlamentos de Cataluña y País Vasco para resolver las ansias de independencia, que es como ir a cazar gamusinos pero con los globos pinchados de la casa voladora y sin bastoncillos hechos de pelotas de tenis para defenderse. Lo que sí le ha metido el gobierno en la maleta es chocolate, mucho chocolate para ganarse la confianza y conquistar el corazón de sus detractores, como Russell conquista a los gamusinos.

Ya no es la portavoz del Congreso, mal que le pese, pero su voz será más poderosa que nunca. Su sustituto y heredero, Iñigo Méndez de Vigo, presume de buen talante. Lo hará bien. Maneja a la prensa y la oposición, tras tumbar temporalmente la LOMCE, lo traga. En Madrid también deja a su archienemiga, María Dolores de Cospedal. Con la vara de mando del ministerio de Defensa, coge fuerzas para ser importante en el futuro próximo del Partido Popular. Le cubrirá las espaldas si estalla “la guerra” contra la Generalitat antes de tiempo.

Soraya afrontará la aventura más difícil de su carrera política. Se sentará en la mesa de los que no quieren negociar, hablará con los que no quieren hablar para quedarse con los que quieren irse. Estas semanas se ha reunido en Madrid con Iñigo Errejón (Unidos Podemos), Ana Oramas (Coalición Canaria) y Aitor Esteban (PNV) para tantear el futuro de las comunidades autónomas estos próximos cuatro años. De ahí a Barcelona. La vicepresidenta fijará allí su sede y cuartel general hasta la "buena nueva". Acercando trincheras.

¿Por qué ella? Goza de una estrecha relación de mensajes de Whatsapp y llamadas a deshoras con Oriol Junqueras, líder de Esquerra Republicana, y su imagen en Cataluña y País Vasco goza todavía de “buena” salud. Además, el gobierno se fía de ella porque ella es el gobierno. Así de sencillo. Capacidad negociadora le sobra. En breve viajará también a Oriente para ofrecerle a China “ir de la mano en Iberoamérica”. Está en todo.

Hasta el momento el marianismo se ha limitado a elevar a la máxima el lema: “dinero no os va a faltar”, principal y único argumento para atraer a las masas del Junts pel Sí, en Cataluña y a prometer una reforma del estatuto de autonomía que, en realidad, ni se plantean en el País Vasco. El próximo jueves, 1 de diciembre, expondrá en el Parlamento los planes del nuevo gobierno, se espera que anuncie una nueva estrategia. Si triunfa, Soraya se llevará la medalla a la exploradora intrépida.

Etiquetas, , , ,
Artículo anterior Artículo siguiente