Columnismo

La gran mentira

"La Susi"

28.06.2016 @adrivazquezr 2 minutos

Mi párpado superior no tiene intención de "desbesar" a mí párpado inferior. Ambos siguen de resaca postelectoral. Hinchados. Creo que lloré de risa o de aburrimiento, no lo sé. Celebré vete tú a saber el qué. Y ahora los pobres míos forcejean, barren para casa con resultado idéntico al de la unión de Podemos con Izquierda Unida: el mismo. Mis dedos pelean contra las legañas incrustadas en los lagrimales. Se han hecho fuertes mientras dormía y no les culpo. Una me muerde pero consigo deshacerme de ellas. Mis ojos -aún sedientos de adjetivo-, lentamente y con el dolor de quién es pellizcado para que despierte, van abriéndose. Dos pestañas menos y Susana Díaz.

Para sorpresa de estos lo primero que ven al proclamarse ganadores de esa batalla ocular es a "la Susi" en pantalla. Qué pereza. Confieso que, a veces, por salud mental cambio a algún canal donde no salga político alguno, normalmente uno infantil. Pero ahora con esto de que el intelectual Monedero -como a su ego le gusta que le llamen- tilda de infantiles a sus compañeros podemitas, ningún canal está a salvo. Así que lo dejo, a ver qué se cuenta. La observo. Se ve que ella no se había ido de fiesta.  Hacía tiempo que sabíamos que Susanita más que un ratón chiquitín, lo que tenía era una mala leche de la hostia. Y la entiendo, perder las elecciones generales en Andalucía no ayuda. Lo que sí había ayudado, según ella, era Pedro Sánchez Pérez-Castejón "de todos los Santos", compañero de culebrón y de partido.  Al parecer en las parejas aquello de "lo tuyo es mío y lo mío es tuyo" también abarcaba el desgaste político, la autocrítica no. ¿Para qué? ¿En qué cabeza podría caber que algún ciudadano español se hubiera replanteado por fin el voto después de tanto ERE y tanta tontería ? Esto a "la Susi" no le convence. La abstención del PSOE tras los resultados electorales eso ya si, ¿ves? Pedro no tanto.

"La Susi" quiere cargárselo. Hacer de él un bonito cadáver político. Echar los huesos pal' puchero del niño y usarlos luego como palillos. Pero ni modo, Súper Sánchez se reencarna en ave fénix, renace de sus cenizas y sale de nuevo al campo electoral. Ay Susi, con lo fácil que sería quitártelo de en medio: envio a domicilio de ladrones de camisas blancas. No saldría de casa sin una de esas. No, nunca un juez necesitó tan poco para un arresto domiciliario.

Etiquetas, , , , , ,
Artículo anterior Artículo siguiente