Columnismo

La juventud y otras columnas

¡Españoles, levantaos!

28.02.2016 @dpelagu 3 minutos

Un día después de ese referéndum socialista de mentirijilla sobre el pacto PSOE-C's, se celebra el Día de Andalucía, el Kevin Roldán de dicho acuerdo, con la Junta empezó todo. Festejemos, hoy, 28 de febrero, con nuestro glorioso lema: ¡Andalucía, para sí, para las aspiraciones nacionales de la Sultana y pa' tos ustedes! Orgullo de comunidad, antítesis de Nueva York -la ciudad que nunca duerme-, que ha llevado la delantera política a lo que ocurre en el país, circunstancia que no se veía desde que Fernando VII era "El Deseado". ¡Españoles, tomad buena nota de los andaluces: levantaos, pedid tierra, pacto y libertad! Todo por evitar unas nuevas elecciones sólo deseadas, y a ratos, por Pablo Iglesias y Mariano Rajoy.

Claro que ni Ciudadanos ni el PSOE son los mismos en Andalucía que en la capital de España: el primero se metamorfosea de estandarte de la lucha contra la corrupción a sostén de la misma según bajemos por el meridiano, mientras que el segundo tiene tantos PSOEs como líderes socialistas, o incluso como socialistas de a pie. Es de destacar la valentía de Sánchez, que trata de liderar España pese a no tener siquiera afianzado el liderazgo de su propio partido. No podía andar, así que intenté correr, John Lennon dixit. Y es que al pobre Pedro casi le han obligado a intentar ser presidente, en esta eterna huida hacia delante, al grito de Run, Pedro, run!

Más de uno se preguntará que, con este improbable afán de Sánchez por alcanzar la Moncloa, cómo han podido fracasar las negociaciones con sus aliados naturales: Podemos, En Común Podem, Marea, IU-UP, Compromís y el Frente Popular de Judea -evidentemente, al Frente Judaico Popular no le han dejado participar. Con la ilusión que había de crear un gobierno pedroflauta, como algún iluminado se atrevió a bautizar por Twitter. Un gobierno de izquierdas de verdad, de las que defienden referéndums para decidir qué coleta toca hoy y creen que Albert Rivera es la reencarnación de su Primo. Pareciera que ser revolucionario supone un "O César o nada", demasiado me he peleado yo contra el mundo por mi ideología como para renunciar a mis condiciones por la gobernabilidad de España. ¡A los del Frente Judaico Popular, ni agua!

Mientras el "síndrome de la vida de Brian" se apodera de Iglesias, Domenech, Garzón y otros izquierdistas del montón, Sánchez y Rivera -como ya lo tuvieron Susana Díaz y Juan Marín- viven un apasionado romance. Los imagino como don Guido y su señora en el poema de Machado, encantados de repintar sus blasones, hablar de las tradiciones, de su casa, a escándalos y amoríos, poner tasa sordina a sus desvaríos. Una vez conoces la obra poética del sevillano, es casi inevitable observar cada aspecto de la actualidad política desde su prisma.

Y mientras tanto, en casa, la Guerra Civil. Ahora bien, ¿cuáles son esos dos PSOEs en guerra? ¿El de Susana Díaz y el de Pedro Sánchez?  ¿O quizá el autoproclamado garante de la unidad de España y el de los ayuntamientos catalanes adscritos a la Asociación de Municipios por la Independencia? ¿No será un enfrentamiento entre las bases populares y su cúpulas de barones aburguesados? Cuando Felipe González se despertó una mañana después de un gobierno intranquilo, se encontró sobre su cama convertido en un monstruoso burgués, ¿no decía eso Kafka?

Hoy, como andaluz, celebro a Antonio Machado y no mucho más.

Socialista que vienes al mundo, te guarda Dios. Uno de los dos PSOEs ha de helarte el corazón

Etiquetas, , , , , , ,
Artículo anterior Artículo siguiente