Columnismo

La juventud y otras columnas

Mi España

01.05.2016 @dpelagu 3 minutos

Hay quien no ve más allá de la ideología política y se mete con TVE, ¡ay, mi TVE! ¿Han visto realmente su programación? "El Ministerio del Tiempo" es una maravilla que, desde luego, nunca hubiera sacado Telecinco. Es ingeniosa, llena de referencias culturales, didáctica, surrealista por momentos. Normal que luego no tenga mucha audiencia. ¿Y han visto "Cuéntame"? Personajes creados mediante el día a día, la vida pasa poco a poco, todos crecen como personajes de manera pausada y creíble. Una maravilla. La "Mad Men" española. O el "Malcolm in the middle". Yo qué sé. Después de "Cuéntame", además, llega "Ochéntame", donde nos recuerdan todo lo bueno de España. Sus reporteros, sus escritores, sus cineastas, sus iconos, todo en "Ochéntame" te hace sentirte unido a la patria. Esa España, la de ministéricos, Carlitos Alcántara y ochenteros, es la que a mí me gusta.

Por desgracia, no sólo TVE está bajo sospecha. También la tvpublicafobia llega a la autonómica catalana. TV3 puede estar politizada, sí, ¿pero alguno ha visto el "Polònia"? Es maravilloso. Ojalá hubiera un programa satírico similar a nivel nacional. Se ríen de todo, de todos, tienen una referencia cultureta para cualquier noticia de actualidad, baten el récord de remakes de sketches de los Monty Python por entrega. Esa es mi España, mi Cataluña. Igual que Serrat, su cantautoría y su bilingüismo. Ellos son mi Cataluña, orgullosa de lo suyo, dentro de mi España.

El próximo 2 de junio, en el templo del cholismo, unos valientes han conseguido traer a Sir Paul McCartney a tocar en directo. Esa España rockera, acogedora con lo extranjero, es la mía. Lo digo orgulloso, lo grito si es necesario. De hecho, la España de Paul McCartney también es la mía. La de los Beatles, de esos chavales de Liverpool que se anticiparon a su tiempo y no tuvieron miedo a coger el toro por los cuernos. Me siento orgullosos de ellos y cada vez que los escucho digo: "Esa es mi España".

También es la de Manolete, con su nariz protagonista en El Pianista. Mi España es la de ese músico valiente capaz de sobrevivir al apocalipsis humano. La de la melena apátrida y atemporal de Robert Plant. Mi España es la de Humphrey Bogart brindando por Ingrid Bergman, mientras tanto. También la de Victor Laszlo arrancándose a cantar la Marsellesa en un tugurio de Casablanca repleto de nazis. Mi España es la de Ortega y Gasset, no la desvertebrada, sino la otra. La de María Zambrano. La de Heidegger y Nietzsche. Rust Cohle filosofando por las marismas de Doñana. Charlotte y Bob perdidos en Tokio. Mi España es también la de Woody Allen y Diannie Hall Keaton por esa españolísima Nueva York, que ya podría haber sido Nueva Albacete. La de Siddartha y el Dalai Lama. Por supuesto, también es la de la transición postapartheid, la de los Últimos de Filipinas y la de los de ahora.

En mi España, nunca se pone el sol. Es la mía, y no quiero ninguna otra.

 

Etiquetas, , , , , , , , ,
Artículo anterior Artículo siguiente