Columnismo

Mi héroe nunca fue un superhéroe

19.10.2016 @danielnz97 3 minutos

Hoy no hablaré de fútbol y mira que podría hablar de cosas importantes como el nuevo coche de Ronaldo, el perro de Messi o el número de chicas que hay en las fiestas de Neymar, pero no lo haré.

Mi héroe nunca fue un superhéroe. Ni Batman, ni Superman ni cualquier otro que se te venga a la cabeza. Tampoco llevaba máscara, capa, espada... solo una furgoneta. Mi héroe se levantaba cada día a las 2 de la madrugada, mientras el resto dormía, se emborrachaba o vete tú a saber qué. 25 años, todos los días de la semana y con tres días de descanso al año. Entre jóvenes fuera de control, que si droga por aquí que si alcohol por allá, ahí estaba él, repartiendo a los quioscos de Torremolinos los periódicos con las noticias más importantes de cada día, desde el fatídico 11M hasta el maravilloso silencio de Raúl en el Camp Nou. La Veneno era uno de los mayores atractivos de las noches más desenfrenadas, con la aparición eventual de la gran Alaska, por ejemplo. Claro que, por aquel entonces, la fiesta no acababa a las tres de la madrugada...

Mi regalo no es una taza de Mr. Wonderful de estas de "Para el mejor papá", ni una corbata y tampoco otra botella de ron, mi regalo va a modo de vídeo hace unos días y de líneas hoy. No seré yo quien publique en Instagram una foto diciendo que le quiero mucho, porque no va conmigo. Soy más de observar al resto cómo lo hace para así echarme unas risas. Lo mejor viene en el Día del Padre cuando se sube la foto con el 'papi', a veces acompañada de un texto largo, muy bonito por cierto, y luego les saquean la cartera a modo de paga o a diario van mermando su salud. Pero lo más gracioso es cuando el texto, dirigido directamente al 'papi', lo leen todos menos él, que es quien tiene que leerlo.

No me imagino a Superman 25 días en un hospital, cinco de ellos en UCI, y en plena feria de agosto. Hubiese echado a volar rápido. Batman, con el calor que da el negro, se hubiese desmayado en una de esas habitaciones del Carlos Haya «nuevo», pese a sus más de 40 años de vida, en las que da el sol en un día de terral y no funciona el aire acondicionado. Tampoco me los imagino 11 horas en quirófano. Ni siquiera ellos hubiesen aguantado por muy superhéroes que sean.

El día grande de octubre para mí no es el 12. Muchos viven una especie de «orgasmo patriota» durante las 24 horas del día, cuantas más banderas de España ven, mayor es la intensidad. Perdonadme, pero para mí en octubre, el mejor día llega siete días más tarde. Hoy hacen exactamente 59 años del nacimiento de mi héroe.

Sé que este artículo tendrá consecuencias. Si habéis visto Snowden o conocéis el caso, os podéis hacer una idea. Creedme, mi madre querrá otro artículo por su cumpleaños, por lo que prefiero estar en busca y captura por el FBI que tener a "La Vio" detrás. Evidentemente, estoy bromeando, o no, pero en cualquiera de los casos, disfrutad de los vuestros como si no hubiera un mañana, aunque hoy esté todo bien. Yo ya he aprendido la lección y por suerte la he pillado a tiempo.

Artículo anterior Artículo siguiente