Columnismo

Políticos en el infierno

Barzoneando por la escuela de Umbral

16.05.2016 @emilioarnao 2 minutos

Inicio colaboraciones en el periódico digital “El Reverso”, aedo del nuevo periodismo español, con la intención de desflorar aquí toda mi forzosidad hivernal como articulista que ya lleva muchos años barzoneando por el periodismo gracias a la influencia de Francisco Umbral, y en estos momentos, de la de Raúl del Pozo -de quien por cierto tengo en ensayo escrito sobre él, y también otro sobre Umbral-. Lo que yo quiero realizar aquí, en estos pergaminos que lujosamente y animosamente me brinda este nuevo periódico, es la fusión entre el fondo informativo y el aquelarre de la forma, donde la poeticidad ruede como balones de básket por el arco político, cultural, social y toda la ristra de ajos.

Mi periodismo conjuga siempre en presente de indicativo el verbo “escribir”. Roland Barthes dijo que “escribir es un verbo intransitivo”. Esta intransitividad es la que yo iré jalando como un búcaro de metáforas y referencias culturales. Mi columnismo perfora las profundidades del lenguaje hasta dejarlo agotado en un adverbio o en un adjetivo ateo. Tenga presente el inteligente lector que, si decide seguirme lo que cada lunes iré escribiendo en estos pergaminos, procurará infiltrarse en la vasija de la originalidad y la contundencia de la crítica política sobre todo. Si bien también realizaré un periodismo más a fondo que “El Reverso” permite escribir dando por hecho que la reflexión es un buen método para la filosofía o para la culturización de la ingravidez. Mi escritura siempre será convulsa o no será, como opinaba André Breton.

Entro en este periódico de Al Ándalus con muchas ganas de verter aquí toda mi opinión a veces escandalizable y otras suave como el perfume de las rosas que mataron a Rilke. Me gusta a mí escribir a tenazón, sin pausas y con el vocabulario siempre deshibernado con el objetivo de obtener un compromiso con la información y la literatura. En los periódicos se echa de menos el afán creativo, pues suele ocurrir que el articulista se acostumbra a la delación de una información seca y con liendres en el sexo olvidándose que la escritura en los diarios será metafórica o no será. Volvemos al predicado nominal.

Vivo en Palma de Mallorca, soy escritor, poeta, periodista y profesor, a parte de insinuar la pintura y la música, pero lo que a mí me da más el trapo es la literaturización de la información periodística, donde lo barroco y el lirismo evolucionen hacia una tierra desierta en donde el lector se encuentre con el bejuco de la belleza.

Por lo tanto, y con esto termino mi primer artículo aquí mismo, el lector encontrará en mi periodismo una alternacia entre la crítica política y el valium 10 de la palabra chorreante, atlética, musculosa, horneada y whisky. Comencemos este viaje todos juntos.

Etiquetas, , , , ,
Artículo anterior Artículo siguiente