Columnismo

Políticos en el infierno

Dactilografía de Rafael Catalá

19.09.2016 @emilioarnao 2 minutos

Este señor, que tiene cara de eterno opositor a Notarías, da la impresión que nunca ha fregado un plato con Ajax, pues con sus gafitas bien molonas, semeja un fardón posingresado en el Cuerpo Superior de Administraciones Civiles del Estado. Catalá ha sido, antes que ministro, un subdirector del bollo, un director general del cogollo, otro director general del meollo y un subsecretario de la cotorra, por lo que este tiburón ha estado por todos los mares dando mordiscos empapapado de peste bovina. Con lo cual tenemos a un chinorris que, tras la designación de Ana Pastor como presidenta de las Cortes en estos momentos, aparte de ser ministro de Justicia también lo es de Fomento. Doble sueldo para tanta gente que hay en el paro. Yo hubiera metido ministra de Fomento a Blancanieves, con el cuento entero y los siete enanitos, que los enanos mesan buenas vergas y trabajan embarazados y todo.

Catalá siempre lleva la misma cara, parece que nunca ha hecho pellas en su etapa de estudiante de Derecho. Es tan aplicadito que nunca hará uso de la prostitución, a la cual no conoce porque es un hombre justo, buen vasallo y enamoriscado de doña Leonor, que fue una de las hijas del Cid. Rafael Catalá es de leyenda de buena tropa, pues condecora el inspector Gachet, ya que lo mismo estira una mano que pone la jeró como no echar nunca un rebuzno. Que modales tiene el de la notaría, con el traje bien planchado y la barba a tercios, como los de Flandes. Yo estoy seguro que nunca se ha emborrachado de cazalla, pues jamás ha leído “Las Comedias Bárbaras” de Valle-Inclán.

Lleva en la cartera la foto de Alberto Ruiz-Gallardón, y es gallardo caballerete de la Cofradía del Santo Sepulcro. Se limpia las gafas con colonia para perrillos y no da ni una machá así lo mande el cherif Rajoy. Parece el buen chico empollón al que todos llamaban en la clase “El piraña”, dado que empezó a ser capitalista cuando le salió la primera novia, que las novias le sacan a uno de pobre para ir de compras inmediatamente a El Corte Inglés.

Rafaal Catalá es una trila que siempre sale en as, pues juega al póquer con Celia Villalobos, con Martínez Pujalte, éste zampándose un gintónic y Rita Barberá, la otra del otro gintónic, y así son las cosas, esto es lo que hay. Catalá, antes de dar una rueda de prensa, toma pescaíto frito y un caramelo de menta, además de beber Vichy Catalá.

Artículo anterior Artículo siguiente