Columnismo

Políticos en el infierno

Mi Lola, otra vez

06.02.2017 @emilioarnao 4 minutos

María Dolores de Cospedal es mi Lola, mi Lolita de Nabokov, mi Lolaza poderosa y hambre de mi luna a la que yo voy amando así como asoma sus morros de tocinete y sus senos de obeliscos, los cuales yo le aconsejo que se los sujete con wonderbrá para mejor realzar su carnalidad y su femeneidad. Mi Lola es la fémina que mejor da lo bello a la actual política española y sus ojos, grandes y astrológicos, se asemejan a una radioactividad que a mí me deja lelo, nabo frisón, pardal de mi juventud y tontolabas introducido en mi caldo sexual y proxeneta. El sexualismo de mi Lola ahora se escampa por todos esos paseíllos toreros y hasta las trencas con que circula delante de las tropas como si fuera Marylin Monroe. Mi Lola tiene algo de Marylin y yo quiero ser Andy Warhol para pintarla, sobre todo desnuda, donde su pubis exalte la libido de todos estos conejeros y correcamas que somos los españoles. Lola es España en su versión de zapatos de tacón, de vestiditos como de Celestina, de manos capaces de agarrar las vergas de los soldados hasta que el líquido fluyente llene los pantanos que fizo El General. Mi Lola es el garbanzo güerfano que yo deseo para mi boca, algo que huele a chorrillos de lechecilla de cabrilla legionaria. ¡A mí la Legión! Yo soy Millán Astray porque estoy tuerto, manco y asesinadito siempre que la veo por las teles. Ah, si yo pudiera entrar en la pantalla de la tele y poder besar a mi Lola en esos morros de tocinete. Yo quiero ser su gallo, su toro bravo, su diablillo entretenido con su cuerpo de moza de pueblo o urbana, que da lo mismo. Lola es mi pescozón.

Miro a Lola y veo ese murciélago cabrón que soy yo en lo alto de su despacho del ministerio de Defensa. Yo quiero ser solo ese ministerio. Allí le diría con frasecillas de chocolatín lo mucho que la admiro por ser la mejor española capaz de bailarme un tango. Que quiero bailarla rústicamente o en rap o con mis calzones bajados por donde se vea mi apología hacia su belleza. A su lado me siento como un picarillo de Tormes, o mejor, como un castrati con voz de tenor femenino. Yo soy toda la femeneidad que hay en mi Lola, esa baturra que soy yo cuando me asomo con ella al meollo del bollo del cogollo de la cotorra. ¡Qué bien desfila Dolores! Hay que joderse: ¡qué estilo!, ¡qué pechos erguidos junto a Cristo Rey!, ¡qué charcutera de grandes braguitas en cuyos mercados yo le compraría todos los jamones!, ¡qué jamona está mi Lola! Mi Lolismo me viene de mi virginidad frente a su pintalabios. Me siento troglodita y bufoncillo cada vez que, como un perrillo en babas, la miro y me asombro. Lola es la Cleopatra de una España grande y libre, y mi marcoantonismo me arrastra hasta las ladillas que me salen cada vez que le soy infiel.

Naricilla de lobezna, melena corta de hembra gorililla en medio de esta selva que es la patria, salivilla de pubescente que todavía hace botellón, mi Lola es algo más que una mujer: una olla con uñas de vaca, un afrodisíaco salido de los rinocerontes, mi novia digital a la que nunca le rozaré el tocinete, esos morritos de paloma mía a la que le tiraría migas de pan cada vez que se pone el camisón, que es siempre que desfila ante las tropas, por lo menos yo la veo así, íntima, doncella, churrigueresca y estampa de las once mil vírgenes. Mi Lola es ya el lolismo de esta nación acostumbrada a pintar lechonas en sus pies, a diseñar cabrones en torno a la bandera, a no permitir nunca que mi Lola se me quede calva, porque entonces yo me convertiría en su cirujano para ponerle todo el vello en el lugar que le fuera preciso. Yo ya sólo ser decir miau y más miau cada vez que mi gatonismo la precisa como perrilla en celo. Mi Lola es el animal más hermoso nacido jamás en este mundo de pajilleros y todas esas firmas que se adjuntan en todos los documentos de un Estado de Derecho. Mañana me saco una muela y se la envío por correo certificado. Quiero que mi Lola tenga algo de mí, aunque sea el idioma sánscrito que padezco. Mi Lola es mi botijo. Y no digo más.

Etiquetas, , ,
Artículo anterior Artículo siguiente