Columnismo

Surco de letras

El PSOE de Bono

20.12.2016 @toniiasenjo 2 minutos

Los políticos tienden, cuando no ocupan algún cargo de relevancia en sus partidos y forman parte de la retaguardia, a ofrecer titulares de peso en las entrevistas, bien porque su trayectoria les da autoridad moral para hacerlo o porque las represalias que pueden recibir dentro de sus formaciones no tienen efecto alguno. Y José Bono no fue menos en la entrevista que concedió a LaSexta Noche. Criticó los resultados y la actitud de Sánchez en la dirección del PSOE, respaldó la carrera de Susana Díaz hacia la secretaría general y emprendió un duro reproche a la puesta en escena de Podemos, algo que en los últimos tiempos no es tan habitual como debería dentro de las filas socialistas.

Por primera vez alzó la voz contra las primarias. Y no le falta razón, pues esta democracia asamblearia que se ha puesto de moda con la nueva política no es más que un parche que despoja a los representantes de su responsabilidad para decidir y traslada a las bases la dinamita disfrazada en forma de voz de la militancia. Las cúpulas de las organizaciones y las instituciones están para resolver también las situaciones más complejas, y no para refrendar cada paso que se da. Ahí están los resultados: tanto Borrel como Sánchez fracasaron estrepitosamente, mientras que Felipe González arrasó mayorías aplastantes.

Me llama la atención que sea Bono quien ponga el grito en el cielo sobre lo que a todas luces fue una humillación: la cal viva con la Iglesias acusó a González. Me sorprende cómo nadie en el hemiciclo fue capaz de parar aquel disparate, desde Patxi López que presidía el Congreso hasta cualquier diputado socialista que estuviera dispuesto a salvar la dignidad de un dirigente histórico dentro y fuera del partido. En primer lugar porque es impresentable permitir en la Cámara un vocabulario tan soez y ordinario; y mucho menos es aceptable condenar a un individuo que ya en su día fue exculpado.

Y respaldó a Susana Díaz abiertamente. A pesar del atolladero en el que vive Andalucía, solo ella ha resistido los envites del PP en las urnas, lo que le ha permitido gobernar la comunidad sin necesidad de apoyarse en el populismo antisistema para seguir defiendo un PSOE independiente de Podemos, que le dispute el mando a los populares de tú a tú. Es perfectamente compatible escapar de las tesis chavistas y mantenerse como alternativa a la derecha. El PSOE que dibuja José Bono sí es necesario para este país: el que no negocia la unidad de España, defiende su legado sin complejos y se mantiene en la moderación.

Artículo anterior Artículo siguiente