Columnismo

Surco de letras

Las cartas de Patxi

17.01.2017 @toniiasenjo 2 minutos

El pasado sábado se aprobó en el Comité Federal del PSOE el calendario para la celebración de las primarias que, tras la guerra interna que se desató a principios de octubre, confirmarán el relevo. O lo que es lo mismo, se elegirá la cabeza visible del partido hasta las próximas elecciones generales. La Comisión Gestora se ha salido con la suya, pues su intención era minimizar las posibilidades de que Sánchez acudiera a una hipotética reconquista de la militancia retrasando el Congreso hasta mediados de año. Y las primeras reacciones no se hicieron esperar, Patxi López abrió la carrera presentando su candidatura con cuatro meses de antelación.

El exlehendakari siempre ha aparecido entre los nombres que apuntaban a dirigir Ferraz. Así sucedió en la época de Rubalcaba, cuando no descartó acudir a las primarias. Quiere coser el PSOE, el problema radica en cómo hacerlo, qué rumbo ha de tomar y cuáles son las bases de su proyecto. Fue uno de los más estrechos colaboradores de Sánchez y en su discurso de presentación afirmó que se opuso a la abstención para permitir el gobierno de Rajoy, pero acató la decisión del partido sin más remedio. Lo sorprendente es que a estas alturas todavía haya dudas acerca de otra opción viable que evitara unas terceras elecciones, dada la poca sintonía entre Podemos y Ciudadanos.

Pero me parece que acierta dando un paso al frente. Puede ser un candidato de consenso dentro de la organización porque Susana Díaz continúa en su eterno sondeo y su habitual amago, y se presenta con afán conciliador. Además, es una figura respetada no solo por su trascendencia interna, sino porque forma parte de esa lista decreciente de socialistas históricos que ha menguado en la última década. Tampoco sería descabellado atribuir su candidatura a un posible pacto con la actual dirección para acabar con las pretensiones de Sánchez.

Y lo más importante: cuenta con el apoyo de los socialistas vascos y baleares, ambas federaciones fueron afines al ex secretario general. La otra clave está en Cataluña ya que Iceta no va más allá de la cordialidad institucional con la presidenta andaluza. Patxi presenta una izquierda exigente, quiero creer que también constructiva; y está en la legislatura propicia para ello por la obligación de formar mayorías. De momento ha demostrado valentía y convicción, es decir, todo lo que no ha tenido Susana Díaz en este tiempo de relevo.

Etiquetas, , ,
Artículo anterior Artículo siguiente