Columnismo

Surco de letras

Rigor a conveniencia

08.04.2016 @toniiasenjo 2 minutos

El conflicto entre el Ayuntamiento de Cádiz y la prensa local está servido. No es novedoso que los políticos discrepen de los medios, máxime cuando el periodismo es un instrumento de la sociedad democrática que ejerce un control sobre el poder. Lo grave sería que formara parte de un entramado cómplice, sin espíritu crítico y convertido en un portal propagandístico para el partido de turno. Díganme si un periodista pasa cuatro años en la facultad para trabajar como marioneta de las instituciones públicas; término, por cierto, muy bien integrado en el discurso de Podemos.

Pero lejos de reconocer la función que desempeñan los profesionales de la información, José María González “Kichi”, alcalde gaditano desde las pasadas elecciones con el beneplácito del PSOE y Ganemos (IU y Equo), ha emprendido una campaña en las redes sociales contra los medios de la ciudad. El primer edil no dudó en mostrar ante las cámaras un documento que contenía algunos errores que, a su juicio, han cometido los periódicos contra él desde que tomara el bastón de mando. Exige mayor rigor y asegura que se “está secuestrando el derecho a la información”.

No sé si lo hará con la intención de mejorar la conducta de la prensa pero, ironías aparte, lecciones sobre buen periodismo, las justas. Igual ha olvidado que fue uno de los que alardeó con fines electoralistas -tenía motivos suficientes- de la buena labor que desarrollaban cuando su rival política, Teófila Martínez, ocupaba la poltrona y estos llevaban a cabo el cometido que la Constitución les otorga. La intolerancia y el control de los medios cuando el viento sopla en contra son rasgos autoritarios. Por supuesto que es legítimo exigir que se cumpla con un derecho fundamental de la ciudadanía, pero es injusto cuestionar el ejercicio de un profesional porque critican la gestión de un cargo público.

No seré yo quien justifique el ensañamiento mediático con intereses particulares, como tampoco entenderé que un alcalde se dedique a reprobar la actitud de los periodistas en lugar de limitarse a administrar, que para eso le votaron, y decidir sobre la ciudad con más paro en Andalucía (35%). Mucho menos, cuando la respuesta/excusa para salir al paso de cada información es tildar de “facha” al individuo que la publica. Periodismo, como dijo George Orwell, es publicar lo que alguien no quiere que publiques; lo demás es relaciones públicas. Lecciones, pocas.

Etiquetas
Artículo anterior Artículo siguiente
Etiquetas