Columnismo

Un adiós amargo

27.06.2016 @isaac_97_ 2 minutos

El partido empezaba diluviando y ya se presagiaba el desastre. Italia amenazaba una y otra vez contra la portería rival, dando una lección táctica y física a los nuestros. Ya avisaron en el minuto 8 y luego dos minutos más tarde volvían a la carga. Los italianos lo tenían claro desde el principio, supieron manejar todas las controversias del partido, aunque no fueron muchas. La realidad es que España no pudo entrar en ningún momento en el partido, ni supieron, ni los dejaron. Los italianos ganaban todos los balones por arriba, consiguieron tener mayor posesión y ese es el talón de Aquiles de España.

Esta selección ha luchado hasta el final aunque no haya podido ser. Su ADN ha sido el toque en todo momento, desde que maravillaba al mundo y todos se rendían al ‘tiqui-taca’, hasta en las situaciones como esta cuando no ha sido posible superar al rival. Por cierto, enhorabuena a Italia,  justa ganadora. A partir de ahora, ambos cuadros quedan muy emocionantes, con selecciones que ilusionan como la actual campeona del mundo Alemania y cómo Bélgica. El fútbol es fútbol y hay equipos como Portugal en cuartos sin ganar ningún partido en los primeros 90 minutos y otros como Croacia que se marchan a casa en octavos después de hacer el mejor juego de la fase clasificatoria.

Si la selección no merecía una despedida así, el adiós de San Iker Casillas tampoco ha sido justo que haya sido de esta forma. Se despide con un comportamiento ejemplar y con un compromiso para quitarse el sombrero, no solo ahora si no en todas las veces que ha sido convocado. Se despide de la roja siendo campeón de Eurocopa-Mundial-Eurocopa, un palmarés envidiable y difícil de soñar para cualquier jugador. Gracias por tanto Iker.

Buscar excusas y culpables ahora es hundir aún más a los que tantas alegrías nos han regalado en los últimos años. Hay que asumir el fin de una etapa y comenzar de nuevo. Los inicios también traen cosas positivas como la ilusión, las ganas y la valentía de conseguir nuevos objetivos. Era impensable hace unos años que España ganase algo y lo han conseguido, ¿por qué no soñar con que algún día volveremos?  Tienen que levantarse y soñar.

Etiquetas, , , ,
Artículo anterior Artículo siguiente