Columnismo

Un balcón para lucirse

12.06.2017 @saxofonator 2 minutos

Que el mejor ataque es una buena defensa lo sabe perfectamente la ejecutiva rajoyiana. El Presidente, con su amodorrado modus vivendi, estudia si intervenir mañana y replicar a Pablo Iglesias, candidato a nada en concreto. Habrá que aprovechar el share, dirá Mariano, para presumir de entereza.

La llegada de Podemos al Hemiciclo ha traído consigo una nueva reinterpretación de la realidad política. Aquello que hasta hace poco conocíamos como “moción de censura” será, a partir de mañana, la oportunidad idónea que brinde el Parlamento para pronunciar El Mitin, y, para más inri, hacerlo sin límite de tiempo. Sus señorías tendrán que hacer un desayuno fuerte y rico en paciencia, coherencia y moderantismo para soportar toda una mañana de campaña propagandística. Iglesias y Montero serán las majas que pintaría Goya en un balcón, seduciendo y ofreciendo sus puños a la masa enfurecida, deseosa de morbo político. A sus espaldas y en la sombra, la protección y cobertura mediática del ubicuo y universal Ferreras.

Dada la inutilidad de esta moción de carácter destructivo (destroza y vulgariza las garantías que la democracia asegura inocentemente), el resto de grupos, que observan perplejos la maniobra de despatarre (llamémoslo pablospreading) de los diputados morados, se plantean también cómo enfocar y sacar partido a sus intervenciones de 30 minutos: los amigos de ERC enarbolarán su cruzada en forma de urna una vez más, Aitor Esteban conducirá su tractor de nuevo y Ciudadanos previsiblemente recibirá collejas al grito de “cómplice”. El PSOE new age tratará de parecer lo menos ausente posible. El encargado de ello será el prepúber portavoz José Luis Ábalos.

Ante este panorama, Rajoy aprovechará para no ser menos y lanzar su propia campaña de marketing. Y lo hará a partir de las críticas que reciba. Así lleva haciendo desde hace más de año y medio. Lo que parecía un desesperado modo de supervivencia se ha convertido en un infranqueable sistema de reinado político. Será Pablo Iglesias quien mañana, sin desearlo, legitime definitivamente y proyecte la legislatura.

Artículo anterior Artículo siguiente