Columnismo

Un dictador sin cabeza

18.10.2016 @marisabellucas 2 minutos

Franco decapitado en El Born y lleno de huevo. Cuanto menos curioso el paisaje: el caudillo sin cabeza, a plena luz del día y bañado en huevo y cáscara. Hay más, pues se trata de una estatua ecuestre que está a la altura de las ocurrencias del mismísimo Tim Burton en Sleepy Hollow, donde el espíritu de un jinete sin cabeza transita por las calles en busca de otras. En todo caso, toquemos madera.  Algunos hablan de la "resurreción" del general Francisco Franco, yo prefiero hablar del huevo que le ornamenta.

Tal situación nace como consecuencia de una exposición llevada a cabo por Josep Viladomat y de Frederic Marès y que recibe el nombre de “Franco, Victoria y República. Impunidad y espacio urbano”. Al lado del general descabezado está colocada una escultura de La Victoria y una imagen que simboliza La República. Las reacciones no han quedado exentas de polémica y no precisamente por la chola del dictador, sino por lo que significan e implican las figuras franquistas como objeto de exposición. Otro debate más para la opinión pública, otra controversia más con olor a chamusquina pasada.

En particular, me resulta inquietante la cabeza del protagonista en cuestión. Algunas fuentes aseguran que esta desapareció en los almacenes antes de que decidieran utilizarla para la exposición. A pesar de ello, lo que sí decidieron fue exponer la figura tal cual. Imaginar el escondrijo de una cabeza huérfana de un dictador, me perturba. ¡Y qué decir del lugar que se ha tragado bajo tierra dicha mollera! El surrealismo lo firma.

Sin más, es evidente que tal tema abre un debate que crece en años y que sigue con el mismo aspecto que hace otros tantos. Quizás no sean buenos tiempos para volver a lo que siempre ha generado grietas en nuestra sociedad, quizás el escenario busque la crítica al momento actual, donde quedan cabezas por rodar. Mientras tanto, guste o no, Franco ha sido decapitado, enhuevado y limpiado con una manguera en El Born, corazón del independentismo catalán.

Etiquetas,
Artículo anterior Artículo siguiente
Etiquetas,