Cultura y sociedad

Guadiana: "El flamenco sin alma no es flamenco"

No solo es su voz y su cante jondo, sino también su personalidad única, marcada por su tierra, lo que le ha permitido ser una figura indiscutible en el flamenco. Contacté con él vía Whatsapp. En su foto de perfil, cuatro personas: Camarón, Tomatito, Paco y él.

03.10.2017 @marisabellucas 3 minutos

Antonio Suarez Salazar, conocido artísticamente como "Guadiana", nació en Badajoz (1955)  en el seno de una familia de largo recorrido en el flamenco, los Porrina-Salazar. Pronto se marchó a Madrid y vivió allí la época dorada de los tablaos flamencos, en particular Torres Bermejas y los Canasteros. Ha trabajado con Paco de Lucía, Camarón, Enrique Morente, Pepe Habichuela o Antonio Canales, entre otros. No solo es su voz y su cante jondo, sino también su personalidad única, marcada por su tierra, lo que le ha permitido ser una figura indiscutible en el flamenco. Contacté con él vía Whatsapp. En su foto de perfil, cuatro personas: Camarón, Tomatito, Paco y él.  Sería en Madrid, a las puertas del Café Berlín y antes de su actuación, cuando yo me atreví a preguntar y él a responder.

Antonio Suarez Salazar, pero "Guadiana".

Sí. Me lo pusieron por el río de Badajoz. Desde los dieciséis años me llamaron Guadiana y así me voy a quedar para toda mi vida.

¿Qué hace al cantaor extremeño diferente?

Los cantaores extremeños no nos parecemos entre nosotros. Ninguno nos parecemos. Yo creo que lo que tenemos es que cada uno canta personalmente.

Anoche estuve con Jorge Pardo y me dijo que te preguntara por la época en los Canasteros.

¿Con Jorge Pardo? (ríe) Jorge es muy amigo mío. Esa época fue una maravilla, por entonces allí estaban Diego Carrasco, Manolito Soler, Manuela Carrasco y muchos más. Una época muy bonita, una época preciosa para el recuerdo.

¿Cómo ve el flamenco actualmente y su evolución?

Yo lo veo bien. Últimamente quiero ver las cosas positivas y no quiero enseñar a nadie. Creo que siempre es bueno arriesgarse: si te equivocas no pasa nada, lo peor es que no te arriesgues y te quedes como estabas. Hombre, existe después el flamenco tradicional que es el que nos gusta a todos pero también puedes hacer otras cosas y habrá gente que le guste y gente que no.

Decía Manuel Molina que cada vez es más difícil decir “ole” en un estudio de grabación porque todo esta corregido por las máquinas. ¿Qué opina?

Cada artista quiere la perfección. Cuando estás en un estudio lo que quieres es hacerlo perfecto y eso es normal. En general te puede salir en un estudio pero un estudio siempre es más frío que un directo. Personalmente yo creo que el ole te sale del alma y no de la máquina.

Su último disco fue 'Jaleos' en el 2014. ¿Cómo ve las discografías?

Siempre es bueno hacer un disco cada dos años, es bueno para el artista. Sin embargo, el tema de las discografías está mal porque ya no se venden discos, la gente escucha todo gratis.

Si le tuviera que decir a alguien que no conoce el flamenco qué es. ¿Cómo lo haría?

El flamenco es una música tradicional desde hace muchísimos años que sigue cantando lo que se cantaba hace 200 años. El flamenco no muere, no va a pasar de moda. Es una de las músicas que se va a mantener para siempre, no sé que tendrá pero si te puedo decir que se mantendrá. Es una música distinta al resto.

¿Qué la diferencia?

Que sale del alma. El flamenco sin alma no es flamenco. El flamenco sin alma es como un cuadro de Picasso sin la firma de Picasso. Lo que vale es la firma además del cuadro.

 Usted ha podido trabajar cerca de los más grandes.

Sí, he tenido la suerte de haber estado en discos con Camarón y además grabé con Paco un estribillo en su disco Cositas buenas. Con mi compadre Enrique Morente también. Gracias a Dios eso puedo decir que lo he vivido yo.

Etiquetas, ,
Artículo anterior Artículo siguiente