Cultura y sociedad

No toda la arquitectura es arte, pero sí hay arte en la arquitectura

Ciclo "Sala de columnas: especialización periodística y divulgación", organizado por la Fundación Manuel Alcántara (II)

24.10.2016 @santiago_mruiz 5 minutos

En esa enorme mesa de 118 por 62 por 100 centímetros se posa un papel también grande como el A0 (114 por 84 centímetros) o el A1 (84 por 59) donde una mente proyecta lo que ha visto en el sueño lúcido de su la realidad. Podría ser una variante del método paranoico-crítico de Dalí. Él proyectaba lo que veía en sus lienzos, ellos sobre un plano. Muchos dirán que no son artistas, es verdad, muchos no lo son, pero hay otros que sí que hacen arte y, por ende, lo son.

La estrecha sala aguarda, la Sociedad Económica de Amigos del País espera; 20 de octubre, «Sala de Columnas», «periodismo y arquitectura». Siete y media. Antes, a las 18:42 un grupo de trabajadores del Banco Popular se manifiesta a las puertas del banco. «Banco Popular, no a los despidos» dice la pancarta de unos tres metros. No les importa que les hagan fotos, o se les pregunte por su situación. Un ERE más que dejará sin sueldo a la familia de Francisco, Juan, Héctor o María, entre otros. Da para otro artículo entero. Frente a ellos se pueden observar cuatro circunstancias de la malagueña Calle Larios, a saber, la primera, cuatro policías vigilando la multitud. Tres locales y uno nacional; el segundo, a 57 pasos un coche de la policía nacional recorre la calle en dirección sur, el tercero, quizá inútil pero esperanzador, algunas personas se paran, les desean suerte o les estrechan la mano; el cuarto, desalentador, la mayoría pasa de largo, sin mirarlos. Para muchos no es su problema. Transitan alrededor, indiferentes y fríos; como una noche sin estrellas ni luz de luna que acompañe al corazón.

En la Plaza de la Constitución, además de todos los viandantes hay dos chicos, uno con un tatuaje en el gemelo derecho y una cámara canon y, el otro, con un micrófono conectado a ésta. Están impávidos mirando la multitud, no saben a quién preguntar, o eso parece.

A las puertas —abiertas— de la Sociedad Económica de Amigos del País no hay nadie. Faltan dieciocho minutos. Para poder entretenerse hay varios ejemplares de Sur en inglés. Los ponentes ya van llegando. Se hacen unas fotos y suben las escaleras. Hay 22 escalones hasta la primera planta, donde se hará el coloquio. Cuando éste empieza hay 13 asistentes. Más que un coloquio parece una reunión de amigos. No es un tema muy atrayente para la sociedad malagueña, parece pero siempre hay algún justo en Sodoma.

Nada más empezar Juan José López de la Cruz parafrasea a Louis Kahn diciendo «la arquitectura comunica a través de la imagen, —y añade— por tanto divulgar la arquitectura en lenguaje escrito es difícil». Tiene una pierna cruzada sobre la otra, procurando no aplastar demasiado la raya del pantalón de franela, con elegancia. Está bien afeitado, es arquitecto y profesor. Quien atraería más miradas en el coloquio por su seguridad en su discurso y su buena dicción coge el micrófono con fuerza. Se llama Anatxu Balbeascoa y asevera, con elocuencia, «los periodistas carecen de formación y los arquitectos no saben transmitir». Hay un espacio en blanco que puede aprovechar los que quieran divulgar o escribir sobre arquitectura. Balbeascoa es columnista en El País y es historiadora especializada en arquitectura. Cuando ella habla todos la atienden, la estampa se asemeja a la de la La última cenapero con tres apóstoles. Además sobre ellos, en el arco de medio punto, hay dos ángeles. El tono la conferencia es como el de una conversación, apacible, tranquila. Un grupo de amigos desconocidos se ha reunido a charlar sobre la arquitectura y el periodismo con 13 testigos que con las campanadas de las ocho eran 15.

«La arquitectura no es arte pero sí es cultura, por ellos requiere de su espacio en los medios de comunicación».

El tercero de los ponentes es Llàtzer Moix, está apoyado sobre su codo izquierdo y su mano sostiene la cabeza y con los dedos se masajea la frente. Al hablar arrastra las palabras, las expande lentamente, tiene un hablar parsimonioso pero mantiene la atención del público cuando defiende que el periodismo puede convertir la arquitectura en información de interés general. Mientras tanto Juan José lo mira atentamente, coloca mano sobre su hombro y sobre ella apoya la cabeza. Cuando Moix acaba, De la Cruz pide la palabra y dice «tiene que haber una función pedagógica en el periodismo», Moix discrepa. Es un tema que vuelve a salir en el mismo lugar, siete días después con cuatro personas diferentes ¿Un periódico ha de tener una función pedagógica? Se dan argumentos sólidos a favor y en contra. Se prestan mucha atención entre ellos, hay complicidad. Moix, en su réplica, define el periodismo como «poner un espejo ante la sociedad, por arriba, por abajo y por los lados» y Juan José agrega —describiendo el periodismo de divulgación— «es un periodismo ilustrado», una característica soslayada pues todo periodismo habría de ser ilustrado, y todos los periodistas.

La escena de La última cena resurge cada vez que habla Anatxu con sus brazos extendidos y sus contertulios mirando respondiendo a todas las preguntas que se formulan. El señor Llàzter, soltando las palabras con cuentagotas, señala con acierto «vives... rodeado... de... arquitectura». Louis Kahn, un arquitecto que era artista y casi poeta dijo «En el reino de lo increíble se halla/lo maravilloso del nacimiento de una columna. /Del muro nace la columna/El muro hizo bien al hombre/Con su grosor y su fuerza/lo protegió de la destrucción». Arte —arquitectura que es arte— y poesía. Sin saber que tenía esos versos en la cabeza, Juan José de la Cruz concluye: «cuando hablamos de idea la arquitectura es equiparable a la literatura». Aquella conversación agradable e instructiva que recordaba por momentos una última cena particular acaba con público de 12 personas que supo ver el encanto de aquello, silencioso, cómplice. A las nueve y media exactamente finaliza el coloquio. Al son de las campanas de la iglesia cercana.

Etiquetas, , , ,
Artículo anterior Artículo siguiente