Cultura y sociedad

¿Quién puede quitarle la Copa al Madrid?

4 días de adrenalina, bienvenidos a la Copa del Rey 2017

15.02.2017 @pablomerinoruiz 12 minutos

En la sala principal del Palacio de Congresos Europa de Vitoria-Gasteiz dos urnas con cuatro bolas cada una esconden el porvenir de la 81º edición de la Copa del Rey. Entran a escena las manos inocentes del ciclista Joseba Beloki y la luchadora Maider Unda. Al unísono abren las dos primeras bolas. “¡Vaya putada! La primera vez que venimos en 22 años y esto (...) La única vez que llegamos, Alberto Herreros metió una canasta en el último segundo y nos eliminó”, dice Francesc Solana, el General Manager de Morabanc Andorra. Herreros, a su lado, sonríe con malicia. Sí, a Andorra le ha vuelto a tocar Herreros, pero ahora en el Real Madrid.

La Copa del Rey es algo más que un torneo. Son 4 días de adrenalina, de ilusión, de sorpresas, de fiesta, de nervios,... De baloncesto en estado puro. Lo llaman torneo del K.O., win or go home. Solo vale ganar y seguir adelante. Un despiste y estas cogiendo el avión de vuelta a casa. Esa es la emoción, la esencia de la Copa, que cualquiera puede ganarla. Este año además se retransmitirá en 141 países con una audiencia potencial de más de 230 millones de hogares en todo el mundo. Nunca un partido entre clubes españoles ha tenido tanta repercusión.

Los 8 mejores equipos de la primera vuelta de la Liga Endesa se reúnen en Vitoria este fin de semana para hacerse con el segundo título de la temporada. El primero, la Supercopa, ya se la llevó Herbalife Gran Canaria en octubre dando la sorpresa. Curiosamente, también en Vitoria como escenario. ¿Quién se llevará la Copa? O mejor dicho, ¿quién será capaz de ganársela al Real Madrid?

Los últimos tres años han sido de un dominio merengue apabullante. La primera, Málaga 2014, con aquel tiro imposible desde la esquina de Sergio Llull. Apoteósico. Una de las primeras de su larga lista de “mandarinas” ganadoras. En Gran Canaria 2015 se impuso la lógica y el Madrid pasó por encima del Barça con autoridad. Intratable en aquel momento. El guion pudo cambiar en 2016 cuando, en A Coruña, Gran Canaria se coló en la final y puso contra las cuerdas a los de Pablo Laso. Pero tampoco, el Madrid se hizo con la 3º consecutiva sin brillo pero con oficio. ¿Qué pasará en Vitoria?

Sin debutantes en el torneo, hablar de favoritos de poco sirve. Podemos entrar en el campo de la superstición y la estadística. En los últimos 20 años solo hay 2 equipos –Barcelona x2 y Baskonia- que han ganado la Copa perdiendo antes su último partido de liga. Que tomen nota de la maldición Madrid, Andorra y Tenerife. Baskonia por su parte puede sufrir, un año más, la maldición del anfitrión. Contra ese fantasma deberá luchar. De los últimos 33 años, solo una vez la Copa se ha quedado en casa, donde se celebra. Precisamente fue en Vitoria, allá por el 2002, hace 15 años.

Real Madrid

 

Algún día tendrán que perder. El imperio levantado por los madridistas en el baloncesto español y europeo se mantienen en la cumbre. No hay proyecto más ambicioso y exitoso en todo el continente. Los blancos lo tienen todo para repetir título, aunque Vitoria no se les suele dar especialmente bien. Sería la 4º Copa seguida, ¿demasiado? Nadie a lo largo de la historia lo ha hecho jugándose la competición en eliminatorias a un solo partido. La primera piedra en el camino, Morabanc Andorra.

Sus argumentos se repiten años tras año con los Ayón, Rudy o Felipe, pero hay una gran novedad. La mayor promesa del planeta, Luka Doncic. Con 17 años supera la realidad, va más allá y se establece como estrella y referente del mejor equipo de Europa. Tan precoz y tan bueno es el esloveno que asusta. Que a nadie le extrañe su candidatura a mejor jugador del torneo (MVP). Hablar de Luka es hablar del futuro, del baloncesto en otro estado. Tomen nota también de otra nueva cara, la de Anthony Randolph. Otro jugador desequilibrante, capaz de lo mejor y de lo peor, que busca hacerse un hueco entre los mejores, de demostrar quién es y a qué ha venido a la capital.

Llegan a Vitoria sin lesiones y como líderes de la Liga Endesa al de la Euroliga. Difícil mejorarlo. Cuidado con el exceso de confianza y la contemporización que les caracteriza. En la Copa no vale defender solo en la 2º parte como ya nos tienen acostumbrados. No se puede ir de sobrados. Este fin de semana el equipo recibió un severo toque de atención en el Martín Carpena de Málaga. Su homólogo en fútbol es el mejor espejo en el que mirarse, pueden caer a las primeras de cambio.

Iberostar Tenerife

Uniendo con el símil futbolístico, cuando vi al Deportivo Alavés clasificarse para la final de la Copa del Rey sentí cierta envidia y pensé en el baloncesto. ¿Hasta cuándo el fin del duopolio Barça-Madrid? Con equipos como Tenerife tengo la impresión de que cada día estamos más cerca de romperlo, de conseguir una competición más igualada y más disputada. Grata sorpresa la del equipo de La Laguna esta temporada, la mejor de su historia. Jugando competición europea, llegan a la Copa líderes de su grupo en la Basketball Champions League y colíderes en Liga Endesa tras 20 jornadas. Han leído bien, colíderes. Comparten la primera posición con el todopoderoso Real Madrid a razón de 15 victorias y 5 derrotas.

No será por fortuna. En el inicio de la temporada cayeron por lesiones graves sus dos estrellas: Javier Beirán y Nico Richotti. Beirán estará fuera todo la temporada. Hasta ese momento era el mejor español de la competición y apuntaba a selección española este verano. Richotti en cambio sí que podría llegar al partido inaugural copero. Pese a llevar desde el 27 de noviembre sin disputar un solo minuto, parece ya completamente recuperado de su fractura en la rótula.

Analizando plantillas, la del Tenerife es la más floja del torneo. Txus Vidorreta está haciendo un trabajo fantástico y el equipo está muy por encima de sus posibilidades. Todo mérito. Apostaron por unos jugadores compensados, sin lujos, pero con talento y sacrificio. Necesitan jugar al 200% para ganar 3 partidos este fin de semana al máximo nivel. Confían en la lluvia de triples de Doornekamp, en los puntos y liderazgo de un irregular pero explosivo Devin White y en la experiencia de los veteranos y contundentes Bogris y Vázquez bajo los aros. Su punto débil, la presión. Complicado eliminar a Baskonia con su afición apoyando.

Valencia Basket
Ahogándose en la orilla después de nadar hasta la extenuación en el océano. Inversiones de un montante considerable, sueldos con unas cifras nada desdeñables y jugadores con una solvencia contrastada; pero algo pasa en Valencia que, al final, terminan los proyectos por marchitarse. Buen papel en Liga y Eurocup hasta la fecha, pero les falta algo. No terminan de convencer. Se presentan a las citas importantes en lo más alto y caen estrepitosamente. Se despeñan sin remedio.

¿Qué le falta al Valencia? Un líder. Ese jugador que cuando queden 10 segundos coja el balón, asuma la responsabilidad y meta el tiro que vale el partido. Entre tanta clase media, de mucho nivel pero clase media, nadie marca la diferencia. El punto extra para hacerse con los títulos. No hay lesiones, no hay excusas. Pedro Martínez tiene todo su arsenal disponible para luchar con todo y a por todo. En cuartos afrontarán un duelo apasionante, el más igualado, ante Gran Canaria. Una prueba de fuego para evaluar sus aspiraciones.

La experiencia suma puntos y a los taronja les sobran. Curtidos en mil batallas están ya jugadores como Fernando San Emeterio, Antoine Diot, Romain Sato o Rafa Martínez. Pueden pecar de determinación y de constancia, pero nada les pillará por sorpresa. Su mayor baza, el fondo de armario que guardan con celo en el banquillo, de los más fiables. Una garantía. Que tengan cuidado con su tradicional paella los valencianos, que por poco se les puede volver a pasar el arroz.

FC Barcelona Lassa

Catastrófico. Posiblemente los peores meses de la historia del club. Perdidos en la zona más baja de la Euroliga y rozando la mediocridad en la competición doméstica, el Barcelona está en una crisis profunda. El periodista David Pick informaba hace unos días que la plantilla se ha reunido para echar a Bartzokas, el entrenador. Huele mal eso. No encuentran soluciones. Han llegado temporeros, se han marchado los polémicos, pero nadie da con la tecla.

La mala suerte se ha cebado con ellos. Llegan a la Copa con 5 lesionados: Pau Ribas y Shane Lawal para toda la temporada, Brad Oleson y Alex Renfroe hasta el mes de marzo y Juan Carlos Navarro por apendicitis. Pende de un hilo la participación de Justin Doellman por problemas musculares y Vitor Faverani por un leve esguince de tobillo. Les ha mirado un tuerto. Estos meses han padecido lesiones de todos los colores –prometo más adelante sacar un artículo analizando en profundidad este extraño fenómeno- y las sensaciones que transmiten tampoco acompañan.

Bajo este clima de desgracia aterrizan en Vitoria con la sensación de ultimátum. La semana pasada la directiva multó a todos los integrantes del equipo con 5000€ por bajo rendimiento. Comparto los que opinan que si no han echado al entrenador ya es porque no hay ningún otro candidato decente dispuesto a coger su relevo y ocupar el puesto. El equipo está roto. En cuartos les espera Unicaja. Si Tyrece Rice sigue sin ser determinante y Ante Tomic continúa instalado en su pasividad más egoísta y convenida, solo Unicaja puede perder la eliminatoria. Ahora, no hay mejor torneo para cambiar dinámicas que la Copa. En un fin de semana te haces con un título y todo cambia. Veremos quién les salva de la quema.

Baskonia

La Copa de las maldiciones y la historia para ellos: último equipo en ganar una Copa tras perder el último partido de liga y último equipo en ganarla siendo anfitrión, pero tienen buenos argumentos para romper la estadística. Sito Alonso ha diseñado y moldeado un equipo sólido, imprevisible y, sobre todo, ganador. Bajo la bandera y el emblema del reconocido “carácter Baskonia” lucha por desbancar a Madrid y Barcelona de lo más alto. Al margen de individualidades, es el que mejor juega al baloncesto sin duda.

Cuenta con el Buesa Arena que va a empujar como pocas aficiones todo el fin de semana. Solo sufren una baja, la de Tornike Shenguelia. Una pérdida sensible, lo notarán en los momentos importantes. El georgiano rompe esquemas, por físico y talento podemos hablar de un rara avis en nuestro baloncesto. En marzo lo tendrán de vuelta. En la recámara descansan los cambios de ritmo de Shane Larkin, los todoterrenos de Voigtmann y Hanga, las rachas de Rodrigue Beaubois o la clase de todo un nº1 de Draft NBA Andrea Bargnani. Como digo, le sobran argumentos, pueden ser optimistas. Ninguno se esconderá.

En cuartos se miden con la otra revelación de la campaña, Iberostar Tenerife. La etiqueta de favorito les puede pesar. Aun así lo tienen muy a favor. En una hipotética semifinal se verían las caras con el ganador del Madrid-Andorra. Veremos hasta donde son capaces de llegar. No creo en las finales anticipadas, pero un enfrentamiento con el Madrid sería lo más parecido a una. Muchas expectativas en este Baskonia, Vitoria sueña con el título.

Unicaja Málaga

Una oportunidad. El cuadro le ha dejado un camino asequible hacia la final. De tapado puede escalar hasta la final evitando a los teóricos “cocos”. En cuartos puede fulminar a un Barça malherido y en semifinales luchar de poder a poder contra quien toque. Si Joan Plaza da coherencia a las rotaciones -algo que hasta la fecha no ha hecho- pueden dar la sorpresa y meterse en la final. Con Alen Omic recién incorporado la plantilla está al completo sana.

Si en Madrid hablan de Doncic, en Málaga el protagonista es Alberto Díaz. No hay mejor sinónimo que él para definir el trabajo, el sacrificio y la entrega que cada jornada demuestra el pelirrojo. El ejemplo en el que los más pequeños que disputarán la Minicopa Endesa se deben mirar. Scariolo no le quita el ojo. Sin un talento natural descomunal, gracias a su defensa y a su maravillosa dirección de juego desde el puesto de base, se ha metido en el bolsillo a la exigente afición malagueña. Esta Copa también será la suya, la primera que juega con la camiseta de su tierra.

Si Alberto es el perfecto escudero, Nemanja Nedovic es la estrella por decreto y por derecho. El serbio está desatado, se le caen los puntos de las manos. Junto a Adam Wacynski y Kyle Fogg forman una tripleta en el perímetro temible. Con Carlos Suárez cómodo en la pintura y la dupla Jeff Brooks y Dejan Musli funcionando a pleno rendimiento, Bartzokas puede preocuparse por su puesto seriamente.

Herbalife Gran Canaria

Contra todo pronóstico se adjudicaron el primer título, la Supercopa. Después llegó un bajón horroroso que les hundió en la tabla a principio de temporada y a punto estuvo de dejarlos fuera de la Eurocup. Ahora, recuperados del susto, en el puesto que les corresponde, luchan por volver a dar la campanada. Gran Canaria vive un curso histórico lleno de altibajos pero con la ambición y la certeza de que pueden ganar a los grandes, ese cambio de chip que te da ganar un título lo ha convertido en aspirante a deshacerse de cualquiera en cualquier circunstancia.

Pecan del mismo mal que el Valencia, la falta de un referente claro. Bo McCaleb y Kyle Kuric –milagrosa y bendita su recuperación del tumor- se acercan a esa figura que el equipo necesita, aunque tengo mis dudas con ellos. Mientras tanto, legiones de ojeadores NBA estarán muy pendientes de lo que haga Anzejs Pasecniks, un pívot de 2.06m, 21 años y de un futuro brillante, posiblemente al otro lado del charco. Atentos a su explosión que, de seguro, será más pronto que tarde.

ACB ha anunciado hace unos días un acuerdo con El Cabildo de Las Palmas para celebrar allí la Copa 2018 y la próxima Supercopa. El baloncesto canario está de enhorabuena. Junto a sus vecinos tinerfeños, afrontan la Copa con ilusión y con la certeza de que son el futuro. Colocó las semillas del éxito Aito y ahora Luis Casimiro se encarga de recoger y de volver a sembrar nuevas para conseguir fruto. Con la seguridad que da el trabajo bien hecho, Valencia su próxima prueba.

Morabanc Andorra

Si Gran Canaria es el futuro, Andorra es la apuesta de futuro. Vuelven a la Copa 22 años después y, aunque les haya tocado el Madrid, darán guerra. Desde El Principado ya es un privilegio estar entre los mejores de la liga. Juegan un baloncesto vistoso, acrobático, rápido. No se achantan ante los mejores. Suponen un peligro para cualquiera. Quizás les falte solidez, asentarse en la élite. A veces se te vuelve en contra, a veces a favor. La clave, desquitarse de absurdas presiones y acercarse mucho a la versión que dieron en el Palacio de los Deportes en la 1º vuelta -perdieron en la prórroga agotando las fuerzas del Madrid-.

Un gigantón con cara de dormilón se presenta como culpable de la hazaña andorrana, Gio Shermadini. Dominante donde los haya, con el balón de espaldas al aro pocos le pueden hacer frente. Todos los balones en ataque pasan por sus manos. También por las del francés Andrew Albicy, máximo asistente de la Liga Endesa y director de orquesta. Lástima la baja de Nacho Martín, un jugador no muy querido por Vitoria, pero con sobrada experiencia en eliminatorias.

Prometen además espectáculo con David Walker y el hermano de la estrella NBA de los Milwaukee Bucks Giannis Antetokounmpo, Thanasis. Dos saltarines y matadores con denominación de origen. El único andorrano de nacimiento y pasaporte, el joven Guillem Colom, y la pareja Thomas Schreiner y David Navarro, que ya son como de la casa, pondrán el corazón. Expectación ante todo con Andorra.

Del 16 al 18 de febrero Vitoria acoge a 8 aficiones que disfrutarán de un fin de semana de baloncesto con la Minicopa Endesa con los más pequeños y la Copa Fan Zone con concurso de toda índole. El fantástico Buesa Arena colgará el “no hay billetes” con más de 15000 localidades. Entre partidos, recomiendo disfrutar de la fantástica gastronomía vasca a base de pintxos, todo regado con una (o varias) copitas de chacolí. Para los que no podemos viajar, palomitas y sofá. Todos los partidos lo retransmitirá el canal #0 de Movistar Plus, prometen un gran despliegue. Lo dicho, a disfrutar.

Etiquetas,
Artículo anterior Artículo siguiente