Creación literaria

En silencio

07.12.2016 @suvi 2 minutos

Inspiraba cada calada de aquel cigarrillo lentamente. Cada vez que chupaba por el filtro se ponía algo bizco mirando como el papel y el tabaco se quemaban en cenizas; después, devolvía la mirada unas veces al horizonte y otras al suelo mojado. Aunque la escena se repetía cada día, siempre la observaba tratando de memorizar cada instante.

A su lado, ella fumaba demasiado rápido, con ansiedad. No disfrutaba del pitillo. Por su cabeza agachada, sabía que le mentía sobre cómo había pasado la noche, pero no le importaba. Adoraba estos ratos en silencio, cuando ella callaba. Siempre le recordaban a Neruda: «Me gustas cuando callas porque estás cómo ausente» y pasaba el rato repitiendo en su cabeza ese verso, una y otra vez.

Él había dormido bien, aunque, como siempre, estaba cansado. No solía tener problemas para dormir y tampoco para estar despierto. Su gesto siempre parecía despreocupado. Se esforzaba por aparentarlo. Nunca se paraba a pensar demasiado. Si en algún momento le incordiaban preguntas, huía. Casi siempre a algún bar, para tomar una cerveza escuchando anécdotas mundanas. Otras veces a pasear sin rumbo por la calle, a tomar un café solo en una terraza, a sentarse a fumar en algún parque o a alguna librería para sorprenderse. Rodearse de gente desconocida era una excusa para evitar sentirse solo.

El cigarro se apuró y lo tiró al cenicero de la puerta del edificio. Carla levantó la cabeza y cruzaron sus miradas. Él le sonrió y Carla fingió devolviéndosela.

Etiquetas
Artículo anterior Artículo siguiente
Etiquetas