Metaperiodismo

Cinco momentos clave de nuestra democracia con Antonio Rubio: "Tengo el convencimiento total y absoluto de que Felipe González era la X de los GAL"

Roldán, Lasa y Zabala, CESID, Paesa, 11M... Concretamos en nombres propios con cinco portadas de 'El Mundo' y el periodista que dio luz para que huyeran las cucarachas

En la mitología del periodismo, se suele recordar la cita de Jefferson: "Prefiero periódicos sin gobierno que gobierno sin periódicos", resaltando así el papel de importancia de la prensa como garante de la calidad democrática de un país. A España, llegó su gran prensa reciente al mismo tiempo, casi, que su democracia: fueron 'El País' o 'Diario 16' los periódicos de la Transición, pero fue 'El Mundo' el periódico que contó la avanzadilla de la información nacional desde los '90 hasta casi la actualidad. Hacemos un repaso con el mejor periodista de investigación nacional, Antonio Rubio, sobre cinco portadas de 'El Mundo', cinco momentos clave de nuestra democracia, para que nos cuente su perspectiva como testigo privilegiado y, en muchos casos, como propio autor de las informaciones que sacudirían el país. También puedes leer nuestra entrevista con él en grandes términos sobre periodismo y alrededores pinchando aquí. 

Imagen de María Armada

Roldán estaba en una situación en la que lógicamente tenía que explicarse o desaparecer de una forma absoluta o total. Yo creo que mandó unos mensajes para quién los quisiera escuchar.

Una de las primeras portadas históricas del entonces novato diario 'El Mundo' fue la entrevista en exclusiva al huido Luis Roldán en París, ex director general de la Guardia Civil implicado en diversos casos de corrupción y guerra sucia contra ETA. El periódico vendió una cifra récord de ejemplares y Roldán "envió su mensaje para quien quisiera oírlo": a él no le iba a pasar como José Amedo, guardia civil implicado en los GAL que acabó encarcelado, él iría a la cárcel con la amenaza de tirar la manta. 

Tres de marzo de 1994: "No me van a engañar como a Amedo, si voy a la cárcel no iré yo solo"

Roldán, París, unos días antes. ¿Qué quieres que te diga?

¿Cómo se logra esa entrevista?

Después de mucho trabajo, mucha constancia y de hacerle llegar al señor Luis Roldán que sabemos, más o menos, dónde está y que tenemos que hablar. Ese es fundamentalmente el tema. Llegamos a un acuerdo para hacer la entrevista tras un trabajo previo por nuestra parte de acercamiento y localización.

¿Cree que fue un acto de desesperación aceptar esa entrevista?

Hombre, estaba huido. Estaba en una situación en la que lógicamente tenía que explicarse o desaparecer de una forma absoluta o total. Yo creo que mandó unos mensajes para quién los quisiera escuchar.

¿Algo que se pueda contar o no se publicara al respecto?

Lo guardo para mis memorias.

Tenía clarísimo desde el principio que todo estaba organizado desde arriba del todo.

Los GAL (Grupo Antiterrorista de Liberación) fueron una banda terrorista dedicada a perseguir, secuestrar, torturar y asesinar miembros de ETA. Estuvo activa entre 1983 y 1987, los primeros años de gobierno de Felipe González, y se acabaría demostrando que estaban implicados en su financiación y organización altos cargos del Ministerio de Interior. Nunca se llegó a probar quién era el misterioso señor X, que habría dado consentimiento y sostén gubernamental a la banda desde lo más alto.  

21 de marzo de 1995: "Aparecen los cadáveres de Lasa y Zabala tras haber sido torturado y enterrados en cal viva"

Os iba a pasar una cinta ayer (en su ponencia del V Congreso Internacional de Periodismo de la Fundación Manuel Alcántara) de cómo le cuenta una persona a otra la forma en que los asesinan y demás. Por cuestiones legales, no la he podido pasar. Yo creo que es el punto dónde se demuestra la implicación directa del Estado en la eliminación de una serie de personas o etarras o próximas a la dinámica abertzale.

¿Se encuentra mientras investiga los GAL personas que justifiquen moralmente el asesinato de etarras?

Te lo intentaban justificar todos los días. "Si ellos matan, pues nosotros tendremos que defendernos", y todo ese tipo de cuestiones. A mí eso me importa tres pepinos. Están matando a una persona y está el estado detrás. En un estado de derecho, eso mi estado no lo puede hacer, porque mañana lo podrían hacer conmigo.

¿Reciben alguna llamada directa del presidente Felipe González cuando aparecen publicadas las investigaciones?

Nunca directamente, siempre a través de intermediarios del Ministerio del Interior llegan avisos y sugerencias. Con el tema de Roldán, intentaron comprarnos con 12 millones de pesetas para que les dijéramos dónde habíamos hecho la entrevista.

¿Puede afirmar que Felipe González fuera la X de los GAL?

Yo no lo puedo demostrar legalmente. Como persona, tengo el convencimiento total y absoluto. Por mis trabajos e investigaciones, no me cabe ninguna duda.

¿En qué momento logra la certeza de que está organizado desde arriba del todo?

Lo tenía clarísimo desde el principio, pero lo hago a la inversa. Como una tesis doctoral, yo parto de una hipótesis y hago un trabajo para llegar a una conclusión. Mi conclusión final confirma mi hipótesis.

¿Se siente usted responsable en algún modo de la caída en desgracia del gobierno de Felipe González?

Yo no he robado. Lo único que he hecho es trabajar y cumplir con mi oficio: levantar las alfombras del poder. Si abajo estaba la suciedad del SOE, yo -como es obligatorio- tengo que escribir lo que veo y documento. Yo no soy culpable, en todo caso lo serán los socialistas que metieron la mano, montaron un grupo antiterrorista como los GAL  y esa serie de cuestiones. Yo he puesto la luz y, como diría el amigo Kapuściński, las cucarachas empezaron a correr.

 

Aquí no viene uno y te dice: "A ver, me gustas, te paso los papeles del CESID". No, se va trabajando y vas convenciendo.

12 de junio del '95. "El CESID lleva más de diez años espiando y grabando a políticos, empresarios y periodistas". El Centro Superior de Información de la Defensa, precedente del actual CNI, llevaba una década analizando las comunicaciones de élites políticas, económicas y comunicativas. Los espías del Gobierno escucharon hasta al entonces rey Juan Carlos I. Manuel Cerdán y Antonio Rubio lo sacaron a la luz.

¿Cómo se fragua esta exclusiva?

Con las tres C: constancia, cariño y mucho café. ¡Muchas horas! Aquí sobre todo hay muchas horas de trabajo. Mucha dedicación, muchos contactos, muchas relaciones... Sobre todo, tienes que demostrar que eres una persona seria y esto no lo consigues de hoy para mañana. Aquí no viene uno y te dice: "A ver, me gustas, te paso los papeles". No, se va trabajando y vas convenciendo.

¿Cuál es el primer hilo del que se empieza a tirar hasta llegar a algo tan grande?

Los círculos concéntricos. Sabes dónde teóricamente hay algo, y vas cruzando círculos para acercarte. Tienes que ir convenciendo a los distintos círculos que entre ambas partes tenemos que hacer un trabajo en beneficio del estado español y de los ciudadanos.

No permito ni permitiré que nadie me mezcle con algunos trabajos hechos por 'El Mundo' en el caso del 11M. No tengo nada que ver con los agujeros negros, ni con lo que escribió el señor Luis del Pino...

El 11M, "el día de la infamia" titulaba 'El Mundo', que curiosamente sería el primer periódico en dudar de la versión oficial del gobierno de Aznar, que llamó a las redacciones de los principales medios afirmando la falsa autoría de ETA. Tiempo después, sería el diario que más dudaría de la versión definitiva de la autoría yihadista. El medio, dirigido por Pedro J. Ramírez, insistió en la versión alternativa inicial, buscando conexiones del atentado con ETA. No toda la redacción del periódico lo comprendió. Antonio Rubio tampoco.

¿Ha habido algún tema en el que quizá no se debió haber insistido en la investigación en cierto sentido? Me quiero referir a la investigación del 11-M.

En el caso del 11M, quiero aclarar dos cuestiones. Mis firmas están en los trabajos que yo he hecho. No permito ni permitiré que nadie me mezcle con algunos trabajos hechos por 'El Mundo' en el caso del 11M. No tengo nada que ver con los agujeros negros, ni con lo que escribió el señor Luis del Pino, ni con nada de eso. Lo mío está perfectamente verificado, documentado y acreditado. Yo dije que había dos confidentes dentro de la estructura del 11M que avisaron a la policía y no hicieron nada. Yo publiqué los documentos en los que un colaborador del CNI avisaba de que iban a producirse y no se hizo nada. Luego tuve un juicio, que me pedían tres años de cárcel por esta dinámica, y salí absuelto. Una cosa es parte de lo que se publicó en 'El Mundo', con la que no estábamos de acuerdo muchos de lo que estábamos en 'El Mundo', porque entre otras cosas intentaron meter a ETA y... No me quiero calentar.

¿Hubo alguna directriz explícita o implícita por parte de 'El Mundo' para que se investigara en esa dirección?

A mí no me la dieron y, si me la hubieran dado, no se la hubiera consentido. Si a otros se la hubieran dado y la hicieron, ese es su problema.

¿Tiene constancia de que a alguna otra persona se le diera?

Delante de mí, no.

¿Lo supone?

Un periodista no puede suponer. Yo me remito a la hemeroteca y ahí está todo. La hemeroteca es una cosa maravillosa. Ves los temas, quién lo firmó, lo que escribían...

¿Sintió que intentaban silenciarle respecto a la información que publicó sobre los dos confidentes del 11M que le llevó a juicio?

Sí, me amenazaron por parte de la Guardia Civil y el CNI porque demostré la teórica implicación que había entre uno y otro... El tema del 11M es muy fácil y muy sencillo: hubo una negligencia. Habiendo información no se analizó suficientemente bien, como ocurrió con las Torres Gemelas o ha ocurrido con el atentado de Barcelona. Es verdad que no puedes analizar absolutamente todo, pero a ver si se le puede poner un poco más de atención.

¿Esta información fue bien aceptada por parte de la dirección de 'El Mundo'?

Sin ningún problema, porque yo lo tenía todo bien documentado. Demostramos un mes después del atentado que estos habían informado a la Policía, como luego se vio en el juicio y se demostró en la instrucción. Uno era un confidente de la Guardia Civil, que era Rafa Zouhier, y el confidente de la Policía era Suárez Trashorras. El del CNI era Abdelkader el Farssaoui, alias 'Cartagena'. No prestaron atención a ninguno de ellos. Cartagena era el imán de la célula terrorista y avisó de que habían dicho en octubre de 2002 que se iba a llevar a cabo la yihad en Marruecos y en España. Cuatro meses más tarde, se produjo el atentado de la cafetería "España" en Casablanca, con lo cual el 50% de la información se confirmaba, y un año más tarde se produjo el atentado del 11M. La información estaba ahí y es muy fácil decirlo ahora, pero estaba. Incluso hicieron desaparecer un documento de la Audiencia Nacional en el que se especificaba lo que estoy contando. Yo tenía el documento antes de que desapareciera, con lo cual pudimos mantener el tema.

Tenía un acuerdo con Paesa para que me enviara unos documentos si le pasaba algo. Dijeron que murió y a mí no llegó nada, así que tenía claro que estaba vivo.

"El hombre de las mil caras", Francisco Paesa, no es sólo una película: fue un espía real que trabajó para el gobierno. Perseguido, fingió su muerte en Tailandia para tratar de desaparecer del mapa. Fue indentificado por 'El Mundo' en Luxemburgo años después. El titular, histórico.

15 de noviembre de 2004. No sé si quizá por el año...

Perfectamente. Se llama Francisco Paesa.

"El muerto está vivo"

El muerto está vivo. Dijeron que había muerto en Bangkok... y no había muerto en Bangkok. Entre otras cosas, yo había llegado a un acuerdo con Francisco Paesa de que si le pasaba algo me llegarían a mí unos documentos. Le pasó algo y a mí no me llegó nada, con lo cual tenía claro que estaba vivo. A partir de ahí, comencé a trabajar. Ahí trabajé conjuntamente con Francisco Marco, de una agencia de detectives que se llama Método 3, como lo cuento en el reportaje.

¿En qué momento lo pilla físicamente?

Le había hecho una estafa a unos rusos y estos encargan una investigación. Llegan a una mujer, yo descubro que esta es la sobrina. A partir de ahí, damos el siguiente paso: localizarle.

¿Cuál había sido su relación previa con él, para llegar a ese acuerdo de envío de documentos 'post-mortem'? ¿Había sido su fuente?

Yo no lo he dicho.

Etiquetas, , , , , , , Etiquetas, , , , , , ,
Artículo anterior Artículo siguiente