Metaperiodismo

¿Por qué está la prensa en crisis?

Analizamos el futuro de la información de la mano de los ponentes en el curso "Mejor periodismo, más democracia"

11.07.2016 @dpelagu 5 minutos

Elegir dedicar tu vida laboral al periodismo puede ser una decisión de alto riesgo. El periodismo -"el mejor oficio del mundo", decía García Márquez- vive una crisis gravísima, en términos económicos, de soporte y de credibilidad. Encontrarle una solución al problema es un tema de amplio debate en el que seguimos enfrascados. Hablamos con grandes profesionales de la información y la comunicación, en el marco del curso de verano "Mejor periodismo, más democracia" organizado por la Universidad de Málaga, para tratar de despejar algunas incógnitas al respecto o, al menos, para lograr reflexionar al respecto. Cuando hablan los mayores, lo mejor que se puede hacer es escuchar y aprender.Diego Carcedo es poco menos que una leyenda del periodismo español. En sus ponencias, fluyen anécdotas de la corresponsalía bélico sesentera de TVE en Saigón con el ya mítico Manu Leguineche o de una tensísima entrevista en Pekín de periodistas europeos, liderados por él, al primer ministro chino que dio la orden de reprimir las protestas de Tiananmen en el '89. El siglo XX lo escribieron tipos como él, y ahora, a primera vista, se le ve un señor, mayor, algo entrañable. Es presidente de la Asociación de Periodistas Europeos y organizador, junto con la Cátedra Unesco de Comunicación de la Universidad de Málaga y la Fundación General UMA, del curso de verano "Mejor periodismo, más democracia". Para unas pocas decenas de estudiantes de periodismo apuntados al curso ha traído algunas de las voces más reconocidas del panorama nacional para hablar del futuro del periodismo. El objetivo, "llamar la atención sobre la necesidad de un periodismo de servicio social en tiempos de convulsión pública y política". Cuando abre la boca, Carcedo da una lección de periodismo tras otra:"El periodismo está en horas bajas, en un momento muy difícil" inicia su ponencia. ¿Cómo ha llegado el periodismo a esta situación? Carcedo acusa a la burbuja previa a la crisis: "Las empresas periodísticas se aprovecharon para entrar en ese boom económico y desarrollo sin freno. Entraron en bolsa, edificaron grandes edificios, crearon enormes sistemas de distribución, se formaron gigantescos grupos de comunicación". A Carcedo se le viene a la cabeza el libro Auge y caída de las grandes potencias, de Paul M. Kennedy, -"en la mayoría de los casos, los gestores no fueron capaces de gestionar el vasto espacio conquistado" analiza Carcedo- para referirse al proceso que ha vivido el periodismo. "Empezaron a surgir intereses ajenos al periodismo: salieron en bolsa, aparecieron inversores que no han leído un periódico en su vida, si acaso el Marca. Buscaban no sólo rentabilidad, sino también influencia, que podría ser muy útil para los otros negocios".Teodoro León Gross, columnista de El Mundo, colaborador en la SER, director de la Fundación Manuel Alcántara, profesor de Periodismo en la UMA y referente indiscutible en la misma, también tiene mucho que decir al respecto: "Phillip Meyer afirma que la prensa ya estaba en crisis antes de la irrupción de la prensa digital. Él habla de la codicia de los editores. El periódico funcionaba sin necesidad de hacer buen periodismo". Su tesis es que la situación actual es un problema de la oferta de los periódicos a las audiencias, y no de una supuesta falta de demanda de buen periodismo por parte de las mismas: "No fue la irrupción de la tecnología la que provocó la crisis del periodismo, sino que fue la crisis del periodismo preexistente la que aceleró la implantación de la tecnología. El papel, con el que identificamos los grandes medios de referencia, ha perdido su sitio dentro del sistema. Esto ocurre porque ya había una crisis económica y de credibilidad".Sobre los contenidos virales y la creciente importancia que se le está dando a una noticia, Encarna Maldonado, periodista del Málaga Hoy, afirma: "Estamos perdiendo el norte y asomándonos a un cortoplacismo casi suicida. Hay diferencias entre leer una noticia y clicar una noticia. Los clicks están encumbrando cosas banales, cotilleos, vídeos graciosos. Los periodistas tenemos ahora la responsabilidad de hacer valer el buen periodismo". Ni siquiera León Gross es inmune a ello: "Lo admito con cierto rubor, que si veo Las 10 mejores novias de futbolistas de la Eurocopa, yo pincho. Ya decía el humorista Leo Rosten que la tentación de un par de buenas tetas es mayor que la de un par de conferencias de filosofía. Le tenemos que exigir a la sociedad que demande buen periodismo, pese a que esa tentación que decía Rosten exista." Hablaba Marcos Caparrós en la revista 5W de escribir contra el público. “No se trata de escribir literalmente contra el público, sino de hacerlo contra esa tentación del público de quedarse en lo irrelevante”, matiza Teodoro.Encarna Maldonado considera importante definir lo realmente trascendente: "El reto es el periodismo. Todas las dificultades nos han hecho olvidarnos de lo importante". León Gross también participa de esa tesis: "El algoritmo es el periodismo, el periodista, el gran reto de la era digital es que la sociedad vuelva a sentir que el periodismo es un instrumento imprescindible sin el cual es un poco peor". Diego Carcedo intuye que el futuro de la prensa tradicional no estará en dar primicias, sino en "que ofrezcan análisis, trabajo en profundidad, ya no nos vale con que nos dé sólo la información, ahora exigimos que nos expliquen, nos cuenten todos los elementos informativos que una noticia puede proporcionar" y concluye: "Mantener una corresponsalía informativa seria, diaria, puede ser un sello que marque la diferencia en un periódico."¿Un mensaje, por tanto, a aquellos jóvenes valientes que deciden dedicar su vida al periodismo? Diego Carcedo es optimista: "No os desaniméis. No es la primera crisis que pasa el periodismo y siempre sobrevive. El panorama es negro, pero eso no debe asustarnos. El trabajo de los periodistas es vencer la oscuridad". Teodoro León Gross sitúa al periodismo joven en una situación de responsabilidad sobre la creación del periodismo, rentable y de calidad, en el nuevo paradigma comunicativo del futuro: "Mi generación no lo va a pensar, porque tenemos una visión muy sesgada por la visión clásica de los medios de comunicación. Ya podéis ir pensando los de tu generación...".

Etiquetas, , , , , ,
Artículo anterior Artículo siguiente