Política y economía

7 lecturas veraniegas para entender la política de otra manera

Aléjate del ruido mediático y partidista, sumérgete en la politología

17.07.2016 @fcovargas 9 minutos

Las vacaciones veraniegas son un buen momento para poder dar salida a esas lecturas acumuladas durante el resto del año. Como habrás podido deducir del título de este artículo, no vengo precisamente a ayudar en esta tarea, sino a que cambies tus lecturas estivales por otras de interés politológico.Lo que te propongo es que dejes a un lado la política para adentrarte en la politología. Y nada mejor para esto que acudir a algunos clásicos. Se tratan de 7 lecturas imprescindibles para entender la política desde un punto de vista alejado del ruido mediático y partidista. Además, este verano se avecina especialmente ruidoso debido al escenario de tener que formar gobierno, unido a la escasez informativa habitual de estas fechas. Todo ello hará que la intoxicación informativa aumente hasta niveles insoportables.Antes de comenzar este breve repaso por siglos de ensayos sociales, creo que es recomendable explicar los criterios para elegir estas obras y no otras. Se pueden leer cientos de libros clásicos para entender la politología, y si ya añadimos los que no son clásicos la cifra aumentará a miles. Pero de lo que se trata es de poder estar al día con los imprescindibles que sean posibles de leer en el breve periodo estival. Por lo tanto, se trata de obras que no son especialmente extensas. Por otro lado, también he elegido obras que sean fácilmente entendibles sin ser especialista en ninguna materia. No son conceptos inaccesibles a público no iniciado. Eso sí, esto no quiere decir que el contenido no sea de calidad o relevanta, más bien al contrario, ya que, como podrás comprobar, se trata de autores más que conocidos y reconocidos, no sólo por el público general, sino en el ámbito académico.Con estas indicaciones, ya podemos comenzar nuestro viaje:La_scuola_di_Atene

  • La política (de Aristóteles)

Dentro de la muy influyente y extensa obra filosófica de este autor, destaco esta obra que resume su pensamiento político. Nos deja varias perlas cotidianas de esas que te encontrarás en cantidad de artículos y blogs de gente que no ha leído la obra, como , por ejemplo, la de que el hombre es un animal político y que esto es lo que le diferencia del resto de animales.Sin embargo, a pesar de que el grueso de la obra de Aristóteles trata de indagar en la naturaleza del ser humano, lo que a mí más me gusta de esta obra en concreto es la descripción de los distintos tipos de gobierno. La clasificación hecha en esta obra ha servido de inspiración hasta la actualidad. La obra política de Aristóteles ha llegado en plena forma hasta nuestros días: Tiranía, Monarquía, Oligarquía, Aristocracia, Gobierno Constitucional y Democracia. Sobre todo, es de gran interés la explicación de las formas en que degeneran los regímenes políticos y en qué se convierten si son mal aplicados.maxresdefault

  • El Príncipe (de Nicolás Maquiavelo)

En mi opinión hay dos obras que todo el mundo sabe que existen, pero que nadie ha leído y, por lo tanto, nadie sabe realmente de lo que van. Una de ellas es Frankenstein, de Mary Shelley. La otra, es El Príncipe, de Maquiavelo.Nos encontramos ante una de esas obras que lo políticamente correcto ha condenado al ostracismo por una frase sacada de contexto: “El fin justifica los medios”. Y cuando digo que es sacada de contexto lo digo en todos los sentidos. No sólo dentro de la propia obra, sino también en su marco histórico. Hasta el punto que el término maquiavélico tiene una connotación negativa, similar a conspiratorio o retorcido. En cualquier caso, nada bueno para el pobre autor italiano.Lo primero que se le achaca a esta obra es cargarse siglos de tradición ético-política al separar ambos ámbitos. La ética y la política no son lo mismo y no tienen por qué ir de la mano. De hecho, la ética es una cuestión que lleva el gobernante, independientemente de su condición política. Lo que nadie nos dice es que Maquiavelo era un gran defensor de los gobiernos buenos o justos, de los que predica en este libro. Por supuesto, también habla de otras formas de gobernar que hoy nos parecen escandalosas, pero en muchas de las ocasiones lo hace con ánimo descriptivo de la realidad que está viviendo en su época. No olvidemos, por otro lado, que se trata de una obra dedicada a describir los principados, que son distintos de las repúblicas (los territorios libres, no sometidos). En definitiva, no se trata de una defensa de la democracia, sino de constatar una realidad, que es la de la ausencia de la misma en la mayor parte del mundo conocido por el autor.El mundo de Maquiavelo era un lugar ciertamente hostil. Cientos de territorios enfrentados en guerras que se enlazaban unas con otras en un estado de guerra casi perpetuo. Esto dio lugar a los primeros Estados modernos (muy recientes en la época en la que Maquiavelo escribe) y que nacen como medida de protección. Una especie de situación de emergencia que, de puro cotidiano, hemos arrastrado hasta nuestros días.En base a todo esto, una lectura en profundidad de la obra de Maquiavelo nos hará ver que el autor es defensor de agradar al pueblo y no a los poderosos y que el gobierno estable y fuerte viene del apoyo de la mayoría y no de una pequeña élite interesada. No olvidemos además, que el autor escribe este libro en la cárcel, precisamente por denunciar las prácticas de los Medici, y que lo que pretende es salir de ella pidiendo la protección de los Borgia. Vamos, que la obra tiene una parte de escribir lo que el destinatario quiere leer. El buen politólogo separará el grano de la paja y verá en esta obra un catálogo de buen gobierno, especialmente en tiempos de crisis.Por último, si queréis disfrutar un poco más con esta obra, existe una edición muy económica en el mercado a cargo de Espasa Calpe en la que Napoleón va haciendo anotaciones a la obra de Maquiavelo. Es una forma más de entender lo mal interpretado que ha sido este autor con el paso del tiempo.Montesquieu,_De_l'Esprit_des_loix_(1st_ed,_1748,_vol_1,_title_page)

  • El Espíritu de las Leyes (del Barón de Montesquieu)

La obra por la que todo el mundo conoce al barón de Montesquieu. Este autor fue el primero en acuñar el término “separación de poderes” a mediados del siglo XVIII. De acuerdo con este principio, los poderes del Estado son el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial y la única forma de proteger a las personas frente al Estado es separando esos poderes y no concentrándolos en el mismo órgano o persona. En definitiva, de acuerdo con los clásicos liberales, el Estado surge para proteger a las personas entre sí, de tal forma que las personas renuncian a una parte de su libertad en aras de una mayor seguridad. Pero no había mecanismos que protegieran a las personas del Estado, y es aquí donde entra la separación de poderes.Montesquieu está considerado como uno de los padres del liberalismo. Tanto si comulgas con esta ideología, como si tu estrechez de miras lo reduce a capitalismo salvaje, te recomiendo esta obra para comenzar a entender qué es la libertad y cómo los hombres han ido renunciando voluntariamente a ella a lo largo de los siglos.Quarto_Stato

  • Camino de Servidumbre (de Friedrich Hayek)

“A los socialistas de todos los partidos”. Con esta dedicatoria comienza esta obra de F. Hayek en la que nos avisa contra la tentación colectivista.Para Hayek, cualquier forma de colectivismo es incompatible con la libertad humana. La tentación colectivista, que para Hayek es sinónimo de totalitaria, tiene diferentes grados, entre los que incluye, por ejemplo, al socialismo. Aun así, los ejemplos claros de esta amenaza son la Unión Soviética y la Alemania nazi.En esencia, planificación y colectivismo van de la mano. La planificación obliga a tratar a todos los individuos de la misma manera y para eso tiene que hacerles iguales (a través de leyes generales). Como esto es una tarea imposible, los planificadores (gobernantes) terminan siempre utilizando la coerción sobre los individuos para conseguir sus objetivos.Líderes y el poder

  • Sociología del Poder (de Max Weber)

De Max Weber ya he hablado en El Reverso en alguna otra ocasión, por lo que para esta lista elegiré, no una de sus obras exactamente, sino un libro editado por Alianza Editorial que corresponde al tercer capítulo de su gran obra “Economía y Sociedad”.En esta “Sociología del Poder”, Weber nos habla de los tipos de dominación: tradicional, carismático y racional/legal (el que impera en nuestros días). Tan sólo por el repaso historiográfico que da para explicar cada uno de estos sistemas y cómo hemos llegado hasta nuestros días (desde el punto de vista de la sociología del poder, claro está) ya merecería la pena comprar este libro. Pero es que además te aseguro que su explicación de cada uno de los sistemas de dominación te dará mucho juego hasta en tus relaciones personales… y una conversación muy interesante en tus charlas con amigos y familiares.Por último, tanto la introducción como las notas y traducción de Joaquín Abellán (el mayor experto en lengua hispana acerca de la vida y obra de Max Weber) hacen de esta obra algo fácil de seguir por el gran público y da la oportunidad de profundizar aún más en este tema a los ya iniciados. Sé de lo que hablo, ya que tuve la suerte de tenar al profesor Abellán como maestro durante tres años.Scene_at_the_Signing_of_the_Constitution_of_the_United_States

  • La democracia en América (de Alexis de Tocqueville)

Muchas son las razones para recomendar esta obra y, de paso, incumplir mi compromiso de que fueran obras no muy extensas. Una búsqueda en Internet nos llevará por numerosas reflexiones de esta libro, pero me detendré en tres razones fundamentales. La primera es una explicación de mi incumplimiento. Se trata de una obra que abarca muchas páginas (de hecho, son dos volúmenes), pero su lectura es tan ágil, que me he permitido el lujo de incluirla en esta lista.Por otro lado, es una explicación minuciosa del sistema político de los Estados Unidos de América. Se trata del único país que ha sido una democracia desde su misma fundación y que, a pesar del paso del tiempo, gracias a esta obra podemos comprobar cómo un sistema que funciona y que es moral e intelectualmente superior al resto (la democracia liberal), no necesita de grandes cambios, por lo que la lectura de este libro nos llevará a entender el sistema político americano tal y como sigue siendo hoy día.Finalmente, la lectura del segundo volumen nos demostrará la necesidad de una madurez democrática de los pueblos para poder implementar este sistema politico. Cómo el sistema político democrático arraiga no sólo en la cultura y el pensamiento filosóficos, sino en las costumbres y la manera de ser de los individuos que se rigen por él.giovanni-sartori-10

  • Partidos y sistemas de partidos (de Giovanni Sartori)

De Giovanni Sartori podía haber recomendado cualquier obra. Estamos ante el politólogo más grande vivo y uno de los mejores politólogos de la historia. Y lo digo sin ruborizarme lo más mínimo.Pero como tenía que elegir una sola de sus obras, he decidido que tenía que ser una que explicara cómo funcionan los partidos políticos y los sistemas de partidos. Es una lectura muy oportuna en nuestro país y que seguro invitará al lector a pensar en los partidos que tenemos y en el sistema de partidos que padecemos de una manera distinta. Pero, sobre todo, nos servirá para entender que no existe una sola forma de entender a estas organizaciones y que la que tenemos no es ni de lejos la mejor, aunque sí quizá la que nos merezcamos.Podrían haber sido otras o haber añadido muchas más, pero creo que con esto ya tienes para pasar un buen rato. Espero que disfrutes de las lecturas y que te permitan ver lo que ocurre a tu alrededor de otra manera mucho más profunda. No se trata de cambiar de opinión, posiblemente hasta estés más convencido de tus ideas después de estas lecturas porque habrás encontrado nuevos argumentos. No se puede entender ninguna disciplina sin haberse encontrado con los clásicos y espero haberte ayudado a entender qué pasa por el mundo a través de este pequeño viaje.

Etiquetas, , , ,
Artículo anterior Artículo siguiente