Política y economía

Francia en tiempos revueltos

Análisis de las elecciones presidenciales

23.04.2017 @santiago_mruiz 6 minutos

Las urnas están recibiendo los votos ahora mismo en Francia. Los cuatro favoritos están contemplando si su proyecto político es el favorito y pasan a la "final" de la segunda vuelta. Estos candidatos son: por el partido En Marche! (¡En marcha!), el favorito Emmanuel Macron; Marine Le Pen, la líder del Frente Nacional; Jean Luc Mélenchon, por La France insoumise (Francia insumisa) y François Fillon por Les Républicans (el antes llamado UMP). Además de éstos, hay otros siete posibles candidatos que, según el último sondeo publicado en Le Monde, no superan el 10% de intención de voto. Entre ellos se encuentran el anticapitalista Poutou, el conservador Dupont-Aignan y el socialista Benoît Hamon, sucesor en el partido de Hollande.

Las concepciones de Europa

Estos comicios tienen una importancia fundamental en Europa porque cada uno de los cuatro candidatos que aspiran a llegar a Elíseo tiene una concepción de la Unión Europea distinta. El principal temor de muchos es el cambio radical que puede sufrir la UE si gana Le Pen, pues pretende renegociar los tratados de la unión como el de Lisboa o schengen llegando, incluso, a un referéndum sobre un posible Frexit y abandonar el euro. Además, a raíz de los atentados del jueves 21 ha pedido que se vuelva a las fronteras nacionales. En su programa afirma que la UE ha creado paro y dictadura de mercado. Por ello, el espacio schengen se ve amenazado. Fillon, por su parte, aboga por reducir el poder de Bruselas y establecer un sistema remodelado en las fronteras, pero manteniendo una Europa Unida y que, de ningún modo, permita la entrada en la unión a Turquía e intentar obtener una relación «fuerte» con el Reino Unido tras el Brexit. Mélenchon también está dispuesto a llevar a cabo un referéndum sobre la permanencia de Francia en la UE o renegociar todos los tratados. Y al otro lado está Macron, europeísta convencido que se posiciona al centro respecto a las demás posturas de sus rivales.

Pronósticos

A pesar de que la mayoría de sondeos dan la victoria a Macron, seguida de Le Pen, con una intención de voto que ronda el 22%, el primero, y un 20, la segunda, según las estadísticas publicadas en Le Figaro y Le monde, los otros dos candidatos pueden dar la sorpresa, ya que los votos que ostentará Macron serán de los más indecisos. Además, cabe señalar la poca fiabilidad de los sondeos, como se ha visto en las elecciones en España y en Estados Unidos. También hay un aspecto importante que se olvida a la hora de juzgar un sondeo; la muestra. Aun siendo representativa no tiene por qué corresponderse con la realidad de todos. Una empresa de análisis de Big Data, Télecom Paristech, ha estudiado las redes sociales para predecir al ganador de las elecciones. El periódico Le Point ha publicado los datos de este análisis en el que los vencedores serían Le Pen con un 24,13%, y Fillon con un 21,77. Quedando Macron tercero con un 20,32. Quizá el futuro de los pronósticos en elecciones pase por el big data y se dejen a un lado los sondeos.

Todas estas predicciones se pueden ver afectadas por los atentados del jueves pueden incentivar a que la gente cambie de opinión y cambie un voto de centro por uno de derecha. Los más beneficiados serán Fillon y Le Pen, que usando la tragedia y el miedo pueden llevarse al bolsillo unos votos de más y llegar a la segunda vuelta.

Fillon y el ataque a la prensa

El candidato de Les Républicans ha estado usando la misma técnica que Trump de atacar a la prensa para evitar cualquier asunto incómodo. De nuevo, el periodismo es el enemigo de los corruptos y de los extremistas. La limitación de éste es el primer gran síntoma de dictadura. Fillon, por encima de todo, no ha querido asumir ninguna responsabilidad. La mancha de la corrupción no está sólo en España como se cree, y el ataque a los medios de comunicación que no son afines están en boga más que nunca. En declaraciones para la radio francesa dijo que no haría ninguna declaración hasta que no termine el proceso electoral. La solución fácil es afirmar que es persecución mediática, que los medios son los corruptos y piden su cabeza o que él es la víctima. Refugiarse en los votantes no es más que otra forma de evasión. Contraer un compromiso con la ley y demostrar su inocencia o, por lo menos, colaborar sí que podría cambiar su imagen y no acusarla por hacer su trabajo.

Los medios de comunicación no deben ser enemigos, sólo cumplen con su labor, con mayor o menor acierto. Arremeter contra ella es arremeter contra la democracia. Hace mucho tiempo que las democracias occidentales no sufrían tanto acoso por el poder político. Todavía quedan unos pilares sin derrumbarse del cuarto poder, no se puede permitir que terminen de derribarlos.

Por qué Macron es la mejor opción

Emmanuel Macron parece ser el candidato más sensato de los cuatro, y el más racional. Aboga por una Europa Unida y que, pese a los fallos, siga manteniendo fronteras y mercados comunes para, así, demostrar su fuerza. El principio de «la unión hace la fuerza» es la filosofía más apropiada en este mundo globalizado. Una posible salida de la unión y regreso al franco sería una involución para Francia y, probablemente, su economía se vería más afectada que en el caso del Reino Unido, meramente por ser económicamente más débil y contar con menos apoyo por parte de Estados Unidos que Gran Bretaña y por la ventaja de que ésta esté en la Commonwealth. No hace falta demostrar la poca eficacia del euroescepticismo para saber que lleva al desastre en términos económicos y sociales para los franceses, además de la restricción de libertad migratoria en todo el espacio schengen. Como el Brexit, un posible Frexit se convertiría en un triunfo más de los discursos demagógicos y populistas que imperan estos días en el mundo. Han descubierto la corrupción de Fillon y Le Pen es la sombra del nacionalsocialismo que resurge en esta coja Europa.

El pueblo francés vive una de las peores épocas en estos años por culpa del terrorismo que los amenaza constantemente y se ha arrebatado cientos de vidas, desde Hebdo hasta los últimos atentados del jueves, pasando por Bataclan y Niza. Le Pen usará toda esta tragedia en su favor para convencer a un pueblo herido y amenazado que sólo ve una solución en la dureza y severidad de la extremista del Frente Nacional. Fillon aprovechará otro tanto alegando que es la alternativa a Le Pen sin abandonar una férrea lucha contra el terrorismo y los problemas migratorios y económicos.

Macron es diferente. Es la fe en un modelo que aunaba a los ciudadanos de 28 países bajo un concepto común de libertad. «Unida es la diversidad» es lema. Es, en parte, idealista pero ese pensamiento es el que debe hacer avanzar a las sociedades y que éstas comprendan que el retroceso no puede ser una solución. Y con todos los errores que tiene y tendrá el candidato, Macron es la mejor opción.

Etiquetas, , , , , ,
Artículo anterior Artículo siguiente