Comprar kamagra barata Comprar super kamagra barata Cialis precio farmacia Comprar cialis generico contrareembolso

Columnismo

Políticos en el infierno

Fisiognomía de Alberto Feijoo

12.09.2016 @emilioarnao 3 minutos

Este galleguiño, meigas de bolsista y Septimo Miau según la obra de Valle-Inclán, tiene por delante ganar una elecciones autonómicas, una vez más desde que fue presidente de la Junta de Galicia desde 2009. Yo no es que tenga nada contra este Séptimo Miau, pero lo veo con sus gafitas de miope y su agtismatismo por haber nacido en Orense, donde todos los neoconservadores son ciegos y celestinescos, como un poco bravucón y brazo apoyante en los muslos de don Mariano Rajoy Brey. Entre ambos existe una íntima amistad que se esconde en los pozos de los paparazzis o de la revista “Interviú”. Feillo el hombre de nariz, tal cual Góngora, este político de la Gaellica sólo tiene de voz lo que no tiene de ventriloquía, pues cuando habla -siempre en portugués- da la impresión de que quiero menter a todos los gallegos en el saco de los lobos. Por cierto debían regular en Galicia la caza del lobo, pues que yo he visto a Félix Rodríguez de la Fuente juguetear con lobos, mientras ahora los galleguiños se los cargan porque frecuentan a las ovejas. Feijoo es el hombrelobo de la política gallega, por eso va a ganar de calle los próximos comicios, por depredador y por esas mentirijillas que todo político, hasta Buenventura Durruti en sus tiempos de guerracivilismo, emite. Feijoo es una foto un tanto braguillas junto al narcotraficante Marcial Dorado.

En ese yate que todos vimos gracias a las fotografías publicadas por El “País” en 2013, vimos al Séptimo Miau cómo comía de la mano de ese ganster de la cocaína -váyanse ustedes a imaginar si Feijoo hizo uso de tal tóxico, que seguro que no, porque el Séptimo Miau lo que busca son las faldas de Mari Gaila y los muslos de Rajoy-. Este gansterismo de Feijoo en aquel velero bergantín, por su bravura el Temido, de 1995, le quita el burgomaestrazgo de una tierra que no quiere políticos con la coca puesta encima de la mesa. Feijoo debe ser consecuente con sus amistades peligrosas. Todo aquello pasó como una anécdota, pero yo creo que, tras aquella imagen, el Séptimo Miau debía haberse ido a pescar percebes a la Ria de Arousa.

Ya digo que Alberto Núñez Feijoo, hombre de una sola pieza y gran político, va a ganar las próximas autonómicas a finales de este mes, sin embargo, debe elegir ya novia definitiva: o Rajoy, o la periodista Carmen Gámir o la dirrectora de Zara Home, Eva María de Cárdenas Botas, que muchas amantes ha tenido y tiene Séptimo Miau más novios que más que eróticos son políticos. Feijoo tiene nombre de pensador español allá por el XVIII, por eso tendría que dedicarse al pensamiento mientras busca percebes que a un puesto que ya le queda antiguo y renovable. Feijoo aspira a la presidencia de Gobierno español, una vez que a su novio Rajoy -novio político- se le corten las manos de Barbarroja. El tiempo dirá cómo acaban estas “Divinas Palabras” del gallego Valle-Inclán. Yo insisto en lo de los percebes, porque se cogen sin usar gafas y olisqueando con la nariz, que tenerla traila.

Artículo anterior Artículo siguiente