Cataluña – El Reverso https://elreverso.es Ideas, historias y letras: periodismo de contraportada Thu, 07 Nov 2019 02:04:08 +0000 es hourly 1 https://wordpress.org/?v=4.9.17 https://elreverso.es/wp-content/uploads/2017/05/favicon-32x32.png Cataluña – El Reverso https://elreverso.es 32 32 Fuego https://elreverso.es/columnismo/buscando-el-sur/fuego/8642 https://elreverso.es/columnismo/buscando-el-sur/fuego/8642#respond Wed, 14 Mar 2018 04:39:11 +0000 http://elreverso.es/?p=8642 En Suiza están comenzando a tapar sus glaciares de la región del Ródano con mantas térmicas para intentar conservarlos. Parece que ya está llegando a los Alpes el fuego español desatado estos últimos días. Ardían las redes y algunas fotos de los Reyes después de que el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo dictaminase que quemar una foto del rey no es delito de odio. Yo que soy de esos periodistas que no entienden de Derecho –como diría una amiga jurista: no he leído una ley en mi vida– y no me gustaría hacerme pasar por tertuliano (al menos de momento) prefiero bucear en los fuegos fatuos de las redes para ver como arde la ignorancia y el descrédito vacío. Esto lo aprendí de Juan Soto Ivars, al que ya seguía cuando tocaba para tres personas en garitos pequeños –o lo que es lo mismo, antes de su artículo de Tentaciones o de que apareciese en todas las teles hablando de  tuits– ahora es el periodista de moda y tiene que rechazar trabajos, por lo que le queda poco tiempo para meterse en el fango de Internet. En Girona han salido a quemar fotos para celebrarlo; han debido poner la tinta en oferta porque las fotos eran de bastante calidad. En la fiesta de la libertad de expresión y la crítica política no tiene cabida la  Hermandad del puño cerrao'.

No sé si fue una foto de don Felipe VI lo que provocó el incendio en un edificio de Granada unos meses antes en el que tuvieron la mala suerte de vivir dos amigas mías. Para encubrir su identidad las llamaremos Luisa y Marta. A mitad de la noche Luisa se despertó sobresaltada por el fuerte olor y un calor inusual en el invierno granadino. Un vistazo a la mirilla le bastó para darse cuenta de que el rellano había tornado a un rojizo poco agradable. Corrió a alertar a Marta que dormía felizmente. Al grito de "¡Marta, levanta, fuego!" no pudo hacer otra cosa que darse media vuelta y espetar "ya se irá", como si fuese un testigo de Jehová tocando a la puerta en la hora de la siesta. Y no culpo a mi amiga, sólo concibo dos lugares donde se está en paz con el mundo: acurrucado debajo de un buen nórdico y tomando una ducha de agua caliente en invierno. Y todos sabemos cual de las dos opciones es más respetuosa con la naturaleza. Ya en el balcón –y armadas con un colchón por si los bomberos no las rescataban y tenían que precipitarse al vacío con las llamas a la espalda– Luisa me cuenta que vio pasar su vida entera delante de ella (sí, como en las películas) y sólo se fijó en el vestido tan hortera que llevaba en su comunión. Creo que en los últimos momentos unos siempre quiere encontrarse con los momentos que se te clavan como espinitas; aquel ridículo en infantil, lo rollizo que estabas en el primer viaje con el colegio o la vez que llamaste mamá a tu profesora. No serviría de mucho escapar de la vida recordando los buenos momentos, porque lo que te espera al otro lado podría ser peor. Espero que no sea el caso de Stephen Hawking, al que se recordará por su tesón, valentía y sentido del humor y no por los poco ridículos que dudo mucho que haya podido hacer. Descanse en paz.

]]>
https://elreverso.es/columnismo/buscando-el-sur/fuego/8642/feed 0
Las 7+1 mejores columnas del 2017 https://elreverso.es/metaperiodismo/las-71-mejores-columnas-del-2017/8356 https://elreverso.es/metaperiodismo/las-71-mejores-columnas-del-2017/8356#respond Fri, 29 Dec 2017 19:15:19 +0000 http://elreverso.es/?p=8356 ¿Cómo serán las columnas del futuro? No tenemos ni idea. Ayer fueron un artículo elitista de café y puro, hoy son la pulsión de una sociedad conectada y mañana serán algo completamente distinto. Nos gusta de los artículos de opinión que sean un espacio en continua mutación para la libertad creativa, la originalidad y el ingenio, siempre con un ojo puesto en la realidad. Como es habitual en este tipo de listas, las decisiones son subjetivas y seguro que a los buenos lectores les faltarán y sobrarán elecciones. Es parte del juego y os animamos a que nos contéis qué más os ha parecido imprescindible. Para nosotros, que hemos elegido una columna cada uno sin saber nada más de qué elegiría el resto; este ha sido el año de Cataluña y Rajoy, de León como Capital del Columnismo, del #HayMujeresColumnistas y el #MeToo, de los incendios de Galicia y el último mundial de Usain Bolt, hasta tenemos hueco para un desastroso anuncio inmobiliario. Todo cabe en las mejores columnas del año 2017, que -enumeradas sin ningún orden concreto- son estas:

Mariano y yo

1. Mariano y yo, de Natalia Junquera en Jot Down (por Demófilo Peláez Agudo)

Hay algo mágico en las columnas que no cuentan ideas o ideologías, sino pequeñas historias no noticiables. Las de ficción pueden ser geniales y desafían los límites de qué cabe en un periódico, pero las de no ficción son siempre mis favoritas. La realidad es infinitamente más rocambolesca y amplia que la creación mental, sobre todo si anda Mariano Rajoy por allí. Natalia Junquera, periodista de 'El País', vivió el paso del desprecio al ensueño y la vuelta al ostracismo por parte del presidente del gobierno de España. Nadie como él maneja las expectativas ajenas y nadie como Junquera ha sabido retratar, desde su posición privilegiada de informadora especializada, a "el hombre al que más tiempo he dedicado en el último año": M. Rajoy. Brindo por esta columna que nos recuerda lo fundamental del periodismo: ser capaz de vivir algo significativo en el ojo del huracán, observarlo con cautela, analizarlo y contarlo con estilo.

2. Bumerán, de Sergio Heredia en La Vanguardia (por Samuel Ruiz González)

El Mundial de Atletismo. Ese gran desconocido. En Londres, allí donde Usain Bolt se despidió de rodillas sobre la pista en su última carrera como profesional, Tanzania se llevó más medallas que España. El equipo nacional no pudo más que tocar en la puerta de podio. Y allí estaba la prensa nacional y su audiencia: pidiendo más y más a unos atletas que se habían dejado la piel y algo más por el camino. Ruth Beitia rompía a llorar cuando, ante los micrófonos, dejaba abierta su posibilidad de retirada (así fue), mientras que otros muchos lo hicieron con antelación. Ahí estaba también Sergio Heredia, periodista de La Vanguardia, que se encargó de dignificar el atletismo. Y de paso: el columnismo deportivo. Estamos acostumbrados a que opinión y deportes conformen un chiringuito (valga el símil televisivo), pero aquí el autor demuestra que en esta sección tan acusada injustamente de sensacionalismo también se pueden hacer columnas de forma, sin fuegos artificiales efímeros.

3. La perra de Chandebrito, de Ricardo F. Colmenero en El Mundo (por Jorge Pedrosa García)

Si hace poco escribía que hay que ser gallego en Madrid, Ricardo Colmenero lo es en Ibiza. Ricardo escribe siempre con la morriña de quién espera la lluvia en una isla del Mediterráneo y no se olvida nunca de dejar un guiño a la tierriña en sus columnas. Tras los incendiados que devastaron Galicia este otoño, Colmenero escribió esta columna de premio apoyándose en la imagen más humana del desastre, la de un perro.

4. Este es el silencio que yo quería romper, de Carmen G. de la Cueva en El Salto (por Princesa Sánchez)

Pues, efectivamente, #HayMujeresColumnistas es mucho más que el eslogan que servía de respuesta a la escasa presencia femenina en el II Congreso Capital del Columnismo. Las hay. Muchas y muy buenas. Y ya ni siquiera tienen que firmar con pseudónimo. Gran avance. Hemos evolucionado muchísimo, es una locura. En fin, tristes ironías fuera, quiero quedarme con la columna Este es el silencio que quería yo romper, de Carmen G. De la Cueva, publicada el 14 de septiembre en 'El Salto'.

Como mujer, siento como propios cada uno de los sentimientos que Carmen describe en este texto. Estamos tan acostumbradas al acoso que lo normalizamos y callamos. Estamos tan familiarizadas con que nuestro intelecto sea invisible y lo único visible sea nuestro cuerpo que, muchas veces, de nuevo, no decimos nada. Y la agenda mediática ya cuenta por defecto con los casos de violencia machista, de asesinatos machistas, para rellenar informativos. Y me niego. No podemos callar. No podemos callar más. Que mi voto sea, por tanto, para dar voz.

5. Palabra de nueve letras, de Máxim Huerta en El Español (por Juan Romera Fadón)

Palabra de nueve letras y un pasatiempo llamado vida sin rellenar. La realidad te agarra, te zarandea, te golpea y luego te suelta para arrojarte al vacío, donde todo es más frío. El costumbrismo que busca la belleza, y también la dureza, en las cosas más sencillas y más humanas (¿acaso no es eso la literatura?). A través de un relato cercano y dulce, el autor nos describe toda una vida, en muy pocos caracteres, para enseñarnos mediante las palabras cómo es la existencia con una persona enferma de alzheimer, saliendo del tópico y rescatando aquellos recuerdos que, en la suma, forman aquello que llaman vida.

Pero lo que hace que esta columna sea mágica (y esté en el top de las mejores de este 2017) es la capacidad de hacernos ver que esta realidad habita más allá de cualquier recurso literario. Detrás de las lágrimas debe quedar la reflexión y la necesidad de acompañamiento para todas las personas enfermas de alzheimer.

 

Imagen de Juan Carlos LR

6. No quitéis las banderas, de Ignacio Camacho en ABC (por Toni Asenjo)

Me quedo con esta columna porque explica con gran certeza cómo el empuje de una mayoría silenciada en Cataluña provocó una reacción de la clase política, que hasta entonces estaba enquistada en las estrategias políticas y la rentabilidad electoral propia de cualquier conflicto. Ese sentimiento era de sobra conocido, pero a Ignacio Camacho le distingue su prosa, su capacidad para cautivar al lector con un léxico, en ocasiones pintoresco, que le da una firma distinguida en el panorama nacional. Las historias existen, pero hay que saber contarlas.

7. 300 palabras, de Luz Sánchez Mellado en El País (por Marisabel Lucas)

De lo leído este año, me quedo con el artículo “300 palabras” de Luz Mellado como ejercicio de empatía. Los vaivenes emocionales al escribir una columna. La columna que escribe Luz es un despiece que detalla las sensaciones que le producen sentarse a vestir párrafos de letras.  El gozo y la tortura. Al igual que me quedo con todo lo que sostenga la salud del periodismo, me quedo con la idea que ella defiende: “No creo que este oficio de artesanos sea masculino ni femenino”. Así pues, a construir columnas levantando la vista de la pija y a embarrarse en delirios de ideas que plasmar.

Mención especial: 'La fortaleza de la soledad' o 15 m² de tristeza, de Pol Rodellar en Vice (por Carlos Guerrero Castronuño)

Un año más traigo a Pol Rodellar a nuestro top particular como el articulista que más disfruto. Ya se sabe de sobra que el bajista de Mujeres es fácilmente reconocible por sus temas tan enrevesados como estúpidos -en el buen sentido-, pero su serie de artículos "La pesadilla inmobiliaria del mes" encima ofrece crítica social y diversión a partes iguales. Uno sabía que la cosa está jodida, pero es que, después de leer semejante museo del horror, se encuentra al borde del desistimiento, que en el nido se está mejor. Porque todo hogar es un "zulo oscuro donde desarrollar una profunda tristeza y morir", pero estos son encima caros de pelotas y una demostración de sinvergonzonería digna de cárcel -lo que también podría ser un buen resumen de España-.

Por su pulso y gracia está aquí. Y porque me gusta mucho su grupo.

]]>
https://elreverso.es/metaperiodismo/las-71-mejores-columnas-del-2017/8356/feed 0
Macedonia https://elreverso.es/columnismo/buscando-el-sur/macedonia/8315 https://elreverso.es/columnismo/buscando-el-sur/macedonia/8315#respond Wed, 20 Dec 2017 04:00:40 +0000 http://elreverso.es/?p=8315 Ya en brazos de la Costa del Sol sigo Buscando el sur. Casi todo sigue igual en una Málaga por la que parecen no haber pasado los cuatro meses que tanto me han cambiado a mí. Hay algún nuevo restaurante en ese sitio dónde cerró aquel otro. Alguna tienda pequeña ha sido consumida por una gran multinacional. Una serie de banderas cubre los balcones del Marqués de Larios que está iluminado por la magia de la Navidad. Son unas navidades distintas. Scrooge se presenta en forma de separatismo y de unas elecciones que prometen romper el récord de asistencia. Todo esto en el día del sorteo de lotería de Navidad. Este año no oiremos a Pepa Bueno narrando los números que cantan los niños de San Ildefonso, estará en Barcelona contándonos los resultados de la anormal jornada electoral de un jueves en un país acostumbrados a votar un domingo. Que Dios nos pille confesados días antes de la Misa del Gallo.

Hasta que conozcamos los resultados Twitter se llena de macedonias andorranas en las que naranjas, limones fresas, berenjenas y ¡hasta el agua! suben y bajan su presencia con una facilidad pasmosa. Parece que va a quedar algo cítrica con las naranjas jerezanas de Inés y los limones belgas de Carles. Aunque todo apunta que el sabor lo van a aportar unas berenjenas de Ada que parecen estar en tierra de nadie. Es realmente trágico que la única cabeza de fruta de esa lista con experiencia previa en el mundo profesional ajeno a la política sea Inés Arrimadas, la jovial vendedora de naranjas que llegó desde el sur a Cataluña. La misma que hace poco incluía entre sus recomendaciones literarias Viaje a Cataluña de Pla. Aunque a ella le gustaría protagonizar un remake de la obra del genio del periodismo literario titulada: Viaje a la presidencia de Cataluña. Sólo quedan unos días para saber quién ocupará el sillón de la Generalitat, mientras tanto yo seguiré buscando el sur.

]]>
https://elreverso.es/columnismo/buscando-el-sur/macedonia/8315/feed 0
El caos de Iceta https://elreverso.es/columnismo/surco-de-letras/el-caos-de-iceta/8310 https://elreverso.es/columnismo/surco-de-letras/el-caos-de-iceta/8310#respond Tue, 19 Dec 2017 04:00:41 +0000 http://elreverso.es/?p=8310 Las elecciones catalanas del 21 de diciembre se presentan como un verdadero quebradero de cabeza para cualquiera que pretenda formar un gobierno estable, es decir, construir un gabinete tricolor. Y eso, con una campaña tan polarizada es imposible, salvo que alguien esté dispuesto a juntarse con el enemigo a cambio de asegurar un despacho en la Generalitat.

Iceta es un posible candidato, principalmente porque es incompatible defender la intervención del Gobierno central y pedir el indulto de los líderes independentistas para arrancar un puñado de votos procedentes de los nostálgicos de la república fallida. Esto no va de bailes, ni tampoco de ocurrencias, pero el líder del PSC ha demostrado ser un malabarista que trata de mantenerse, sin éxito, sobre el delgado hilo de la coherencia.

El último número de Iceta fue pedir el “cupo catalán”, que Cataluña gestione sus impuestos y pague un porcentaje al Estado, aunque lleva meses exigiendo un nuevo modelo de financiación autonómica que sea justo. Todo porque, según él, la reconciliación pasa por ceder ante el chantaje secesionista. Pero más allá de las concesiones por parte del constitucionalismo, todavía no ha concretado cuáles son las renuncias de los demás, seguramente porque es consciente de que las posibilidades de concordia son nulas. Paradójicamente, las encuestas auguran un aumento de escaños respecto a 2015, quizás porque el PSC ya tocó fondo.

El capítulo de los imposibles es extenso. Postularse como presidente teniendo diez escaños menos que Inés Arrimadas es una auténtica broma y una tomadura de pelo para cualquier elector que se preste al mínimo análisis. Como lo es el propósito de ser sostén de la unidad de España y a la vez rechazar un acuerdo con Ciudadanos, cuando es una evidencia que por respaldo en las urnas encabecerá cualquier aternativa al independentismo.

Para el próximo jueves solo cabe esperar la continuidad de los golpistas por dos razones: el PSC, que debería ser uno de los ejes del constitucionalismo, lleva años jugando a una equidistancia letal con el nacionalismo; y los comunes, que actuarían como árbitro en caso de formarse dos bloques, ni están ni se les espera al lado de la Constitución. Cataluña es ingobernable porque los independentistas seguirán instalados en la ilegalidad en cualquier caso y la alternativa está lejos de ser sólida y también vive presa en el caos de Miquel Iceta.

]]>
https://elreverso.es/columnismo/surco-de-letras/el-caos-de-iceta/8310/feed 0
Indultemos al prójimo https://elreverso.es/columnismo/arena-de-otro-mar/indultemos-al-projimo/8287 https://elreverso.es/columnismo/arena-de-otro-mar/indultemos-al-projimo/8287#respond Sat, 16 Dec 2017 04:00:21 +0000 http://elreverso.es/?p=8287 A veces una ha sido cría y se ha aprovechado de ser la menor de los hermanos para, llegado el momento del juicio maternal, hacer uso del victimismo con el sollozo y la lágrima de quien reclama el castigo del que lleva su sangre y apellidos.  Y claro, una sale ganando.  Pero ocurre que a veces es tan aburrido ganar solo, que pides la libertad del que era tu mayor enemigo y se retoma el juego y la pelea posterior. Cuando escuché a Miquel Iceta decir que pediría el indulto para los políticos secesionistas,  me entró una ternura tan familiar que a punto estuve de pedirle a mi madre una sentencia a favor. Ella levantaría el castigo bajo mis súplicas y Cataluña volvería a ser el escenario del juego y la pelea. Volvería la inmadurez que un día decidí usar con mi hermano, y los políticos con el pueblo catalán. En todo caso, mi hermano y yo nos amamos.

Hay quien se reconcilia por amor propio antes que mutuo. No suelen salir bien. Los egoísmos llevados a segundas oportunidades, digo. Cuando Miquel Iceta pide la libertad de los secesionistas, desde fuera, los constitucionalistas gritan: "¡Si indultas a ellos, olvídate de nosotros!" Y ya se sabe lo que pasa cuando te incitan a no abrir la puerta.  De par en par, la abres. Yo, claro, con cuatro años abría una puerta y veinte armarios. Pero a veces es tarde, señora. Puigdemont desde Bélgica le devuelve la pena: “Vas muy tarde Miquel 155 Iceta, la has armado tan gorda que la dimisión te la pedirá la vergüenza”.

No pude evitar recordar una canción de Joaquín Sabina al escuchar al expresidente catalán: “No me apetece discutir y a ti te toca decidir. Para aprender a perdonar es demasiado tarde ya. Será mejor que no vuelvas a llamar”.  Al primer secretario del PSC se le ha olvidado que el culpable  no necesita la condescendencia del enemigoIndultar a alguien bien pudiera equivaler a la última mentira del adiós. Con suerte, la otra persona puede llegar a ser tu hermano mayor y tú tener cuatro años.  Si no dispones de tanta, puedes llamarte Miquel Iceta y prometer el indulto a menos de una semana de las elecciones catalanas.

Váyase usted a saber, o a indultar, que se dice.

]]>
https://elreverso.es/columnismo/arena-de-otro-mar/indultemos-al-projimo/8287/feed 0
A quienes corresponda https://elreverso.es/columnismo/a-quienes-corresponda/8146 https://elreverso.es/columnismo/a-quienes-corresponda/8146#respond Mon, 13 Nov 2017 05:00:50 +0000 http://elreverso.es/?p=8146 Son muchas las veces que por callar y contentar a algunos relegamos a otros. Otros que estuvieron, están y estarán siempre. Sin necesidad de chantajes ni desplantes. Se llama fidelidad. Una fidelidad que, nuevamente, se ha visto pisoteada. Hablo desde la pena y, en cierta medida, el enfado. Me refiero a la apuesta por Barcelona para albergar a la Agencia Europea del Medicamento dando así un portazo a la candidatura de Granada.

En palabras de la Ministra de Sanidad, Dolores Montserrat: “Vamos a trabajar hasta el último momento, que es el 20 de noviembre, para que la candidatura de la Agencia Europea del Medicamento venga a España. ¿Y por qué? Porque somos la mejor candidatura de Europa, cumplimos los seis requisitos y, realmente, estamos preparados para acoger mañana la Agencia Europea del Medicamento. (…) Es un proyecto que nos une a todos”. Irónico cuanto menos. De hecho, esa desunión de Cataluña es la que está propiciando que esta entidad, que se va de Londres por el Brexit, busque otras ciudades con mayor estabilidad.

El Gobierno de España sigue volcándose e insistiendo en que Barcelona es la candidatura perfecta. Ya no pueden apostar por otra, pues los senadores se pronunciaron. Y dudo que, si pudieran revertir sus votos, lo hicieran. Las miras siempre puestas en las grandes ciudades obviando a las pequeñas. Erran. Silencios caros. Premiados quienes no son capaces de agradecer esos privilegios.

Habría que recordar a todos esos políticos, que pusieron en la balanza otros intereses, antes que confiar en ciudades como Granada, que los especialistas en el medicamento –sin error a equivocarme- son los farmacéuticos. Y sería interesante que supieran dónde se encuentra la mejor facultad de Farmacia de España –las encuestas y las clasificaciones hablan-: en la ciudad de la Alhambra. Asimismo, la Facultad de Medicina es una de las más reputadas. Envidiables ambas. Como envidiable es nuestro PTS (Parque Tecnológico de la Salud). Sin olvidar la cantidad de talento en investigación y en todo el ámbito de la Salud que en dicha ciudad se manifiesta.

Si hubo un tiempo en el que Granada era tierra soñada, ahora lo cuestionamos. Me planteo si incluso es soñada hasta por sus propios dirigentes.

A quienes corresponda, de unas siglas, otras y de las de más allá. Gracias por nada.

]]>
https://elreverso.es/columnismo/a-quienes-corresponda/8146/feed 0
Winter is coming https://elreverso.es/columnismo/que-no-se-diga/winter-is-coming/8137 https://elreverso.es/columnismo/que-no-se-diga/winter-is-coming/8137#comments Fri, 10 Nov 2017 04:00:03 +0000 http://elreverso.es/?p=8137 Llegó el frío. Y la nieve cubrió por primera vez las montañas y los tejados. Rajoy suspiró. El primer suspiro de cierto alivio de los últimos meses. Porque llegó el frío, también a la crisis con Cataluña. El frío hueco de la cárcel y el lejano de la huida. El viento glacial de la soledad europea y la irrelevancia internacional. El escalofrío de la deriva económica y la fuga de empresas. Esa sensación de caer al vacío que a veces sufrimos cuando estamos dormidos. El repelús de los malos tiempos que resquebrajan las antiguas alianzas.

Los indepes alborotan las calles, cortan autovías y vacían los colegios como aullidos del lobo herido. Reincidiendo en su romance de otoño con la ilegalidad al convocar huelgas políticas (prohibidas en España) disfrazadas toscamente de protestas laborales donde las consignas no gritan lo mismo que las pancartas. Pero hace demasiado que lo laboral no importa a los secesionistas, ni todo lo demás, solo su ridículo anhelo de heroísmo. La inestabilidad social como la única forma de que repunte la temperatura del delirio, de contagiar de nuevo de fiebre separatista a la Cataluña que intenta volver a la rutina. De callar a la mayoría hasta ayer silenciosa. La primera nevada de otoño siempre invita a la calma.

Llegaron las heladas, la galerna y la cencella. Esos viejos aliados para ganar contiendas. Porque todas las grandes batallas se pierden en invierno. Lo sabe Hitler y también Puigdemont que ha notado que se le escapaba el verano y la victoria de su golpe de Estado chapucero y remendón. Forcadell se desdice en el Tribunal Supremo. Rajoy bien calentito en La Moncloa. Al hogar del Estado, con la manta de la ley y los abrazos de los aliados. Abrazos que abrazan más que de costumbre. Volviendo a ser Rajoy, esperando que sus adversarios mueran de hambre o de votos. Porque lanzado el ataque 155 ahora toca esperar, siempre con la televisión encendida para seguir al minuto la pasarela judicial de trajes y furgones. Y el presidente espera como nadie.

Rajoy quiere que el invierno comience el 21 de diciembre, también en Cataluña.

]]>
https://elreverso.es/columnismo/que-no-se-diga/winter-is-coming/8137/feed 1
Presos por sus delitos https://elreverso.es/columnismo/surco-de-letras/presos-por-sus-delitos/8113 https://elreverso.es/columnismo/surco-de-letras/presos-por-sus-delitos/8113#respond Tue, 07 Nov 2017 04:00:12 +0000 http://elreverso.es/?p=8113 La izquierda nacional-populista anda envuelta en un sinfín de connotaciones lingüísticas, carentes de razonamiento y vacías de realismo. Así es, el entramado de candidaturas populares que engloba Podemos, en sus distintas vertientes, ha sido cómplice de un desafío independentista cuyo desenlace no podía ser otro que el abismo por el que aún hoy se despeñan los dirigentes secesionistas. De hecho, la ambigüedad en torno al procès les ha llevado a la ruptura con sus socios catalanes. Y de esa corriente con la indeterminación como eje nace el término “presos políticos”, es decir, aquellos individuos que son encarcelados y juzgados por incumplir reiteradamente las sentencias del Tribunal Constitucional y, por ende, las leyes vigentes en un Estado de Derecho.

Las convicciones separatistas son lícitas en cualquier democracia, también en la española; otro debate es que puedan ejecutarse dentro de un marco jurídico que de momento no lo contempla. Al menos hasta que una reforma constitucional permita lo contrario. Por tanto, en este caso el fin no justifica los medios y los Junqueras y compañía están en Soto del Real porque han pretendido quebrantar, sin éxito, las normas que paradójicamente les permiten expresarse libremente y sembrar el odio en la sociedad catalana. En España no se apresa por ideas, ni por concepciones diversas, pero sí por poner en riesgo las libertades y los derechos que desde 1978 rigen la convivencia cívica.

Conviene aclarar que aquí no hay presos políticos, esencialmente porque los delitos de sedición y malversación sí están tipificados en el Código Penal. Con más razón cuando hay riesgo de fuga, mientras Puigdemont sigue con su tour del ridículo internacional y se acobarda cuando se topa con la justicia. Ha fracturado Cataluña, votó una declaración unilateral de independencia en secreto por miedo a ser condenado y ha dado la espalda a quienes, como él, alentaron un clima de confrontación impropio de cualquier conciencia cabal.

Insisten en el diálogo como solución del enigma, pero en ningún caso debe iniciarse a costa de ofrecer impunidad a quienes, además de las advertencias, incluso han vulnerado el propio Estatuto de Autonomía. La aventura por la ilegalidad exige responsabilidades penales si así lo determina un juez y, si conocieran la consideración, una rectificación de todas las ficciones que llevan prometiendo desde que se iniciara este salto al vacío. Pero claro, el sentido común se cuestiona cuando hasta Otegi se convierte en mártir de la causa.

]]>
https://elreverso.es/columnismo/surco-de-letras/presos-por-sus-delitos/8113/feed 0
Crónica de un fracaso https://elreverso.es/columnismo/cronica-de-un-fracaso/8109 https://elreverso.es/columnismo/cronica-de-un-fracaso/8109#respond Mon, 06 Nov 2017 04:00:43 +0000 http://elreverso.es/?p=8109 La tarde del 27 de octubre fue un punto de inflexión. Sucedió lo que estaba predestinado a pasar tras el esperpento que fue para todos el referéndum del 1 de octubre: una DUI escrita en nombre de la voluntad de un sector de la sociedad catalana a la que se permitió hablar en nombre de todos los catalanes. Solo para dar pie al que ya es el episodio más triste de nuestra democracia y acentuar aún más la fractura social.

La imprudencia de lo que nunca debió pasar acompañada de la irresponsabilidad de un Gobierno que no supo ver un problema, y como consecuencia de ello, no se pudo tomar una solución más pacífica para todos. Y cuando se llega tarde, cuando una situación es límite, la respuesta también es límite: la intervención de la autonomía de Cataluña a través del artículo 155 de la Constitución. No es la mejor opción, su aplicación no es motivo de aplauso ni de celebración como se vio por parte del PP en el Senado pero la única opción pasaba (y pasa) por confiar en nuestro Estado de Derecho.

Desde los partidos de izquierdas, tanto PSOE (a través del PSC) como Podemos, se instauro el “buenismo” político pidiendo diálogo, quizás sin tener en cuenta que un diálogo bajo unas condiciones preestablecidas por una de las partes no es un diálogo, porque cuando se habla de dialogar es igual de importante saber cuándo, cómo y con quién hacerlo.

Por otra parte, Ciudadanos ha sabido aprovechar su liderazgo en la oposición de Cataluña para mover a la mayoría silenciosa y con Inés Arrimadas desempañando un papel más que notable cada vez que al Govern le daba por abrir el Parlament. Probablemente haya sido el partido que que más ha apelado a la unión desde el marco constitucionalista pero a su vez, ha pecado en ocasiones de estrategia política cuando el momento no invitaba a ello.

Mientras tanto, Podemos ante una situación en la que el nombre de los partidos debe quedar relegado por la altura de estado, en la que volver a la legalidad y restablecer el orden constitucional debe primar por encima de la las diferencias y las críticas entre formaciones, ha dejado en evidencia que su única ambición es estar por encima de todo y de todos, que les importa más el insulto al ciudadano que con una bandera pretende manifestar la unidad territorial o llamar totalitarios a los que quieren aplicar el seny en Cataluña. ¿Quién puede proponer un referéndum pactado bajo las condiciones de una parte? A nadie le gusta la violencia, nadie celebra esta situación pero tampoco es viable una propuesta que puede implicar la ilegal autodeterminación de un territorio. Para finalizar con la imagen de un partido confundido con integrantes que se saltan sus bases y defienden la república del nacionalismo que ha querido romper España. Ante los problemas, soluciones, pero primero realidad.

Por último, no es bueno tender a confundir lo político con lo jurídico. La justicia no juzga un problema social, no le corresponde solucionarlo. La justicia juzga delitos de ciudadanos irresponsables. La aplicación de la justicia es la consecuencia de la causa indeseable de aquellos que pusieron en marcha el procès. 

Incluso llegar a cuestionar la puesta inmediata en prisión de la mayoría de los miembros del Govern, no es razón suficiente como para entender que las decisiones judiciales agravan problemas sociales. A lo jurídico lo que es jurídico y a lo política lo que es político, igual que al César lo que es del César.

En definitiva, y aún sabiendo que aún queda lo más importante y lo más difícil: atenuar la fractura social, es palpable la tristeza y la decepción que en el fondo ha supuesto este proceso donde nadie ha llegado a estar a la altura de un problema que llevaba esperando una solución mucho tiempo. No hemos llegado a tiempo y lo que ha venido después no debe maquillar este fracaso. El resto ya es historia.

]]>
https://elreverso.es/columnismo/cronica-de-un-fracaso/8109/feed 0
¡Qué vienen los rusos! https://elreverso.es/columnismo/que-no-se-diga/que-vienen-los-rusos/8071 https://elreverso.es/columnismo/que-no-se-diga/que-vienen-los-rusos/8071#comments Fri, 03 Nov 2017 04:00:37 +0000 http://elreverso.es/?p=8071 Los rusos eran los únicos que faltaban en el cuento chino y trasnochado de la independencia de Cataluña. La tragicomedia del procés, que por suerte para todos cada vez resulta más cómica y menos trágica, podría haber tenido también a los trols rusos como secundarios de lujo en el frente de las redes sociales. Ya lo afirmó The Washington Post en los días posteriores al 1 de octubre: “Cataluña celebró un referéndum. Rusia ganó”, sentenciaba en uno de sus editoriales. En España, El País también alertó de una sospechosa avalancha de comentarios de apoyo al separatismo catalán en cuentas relacionadas con el Kremlin y en los medios de comunicación afines al gigante ruso.

Esta semana la acusación se ha colado incluso en el Senado de los Estados Unidos. Los norteamericanos continúan con sus investigaciones en sede parlamentaria sobre la injerencia que pudo tener Rusia en las elecciones presidenciales que terminaron con Donald Trump sentado en Despacho Oval. El senador demócrata Martin Heinrich sorprendió preguntando al representante de Facebook: “¿Qué están haciendo ustedes, ahora mismo, para asegurarse de que sus plataformas no se usan de forma divisiva en todo el mundo por ejemplo de Cataluña, para debilitar a las democracias occidentales? ¿Y en particular están al corriente de lo que están haciendo allí?". A lo que el interpelado respondió que están trabajando en respuestas globales a esa amenaza, aunque miran al detalle procesos electorales concretos como el que se celebró en Cataluña.

Así que comienza a estar claro que la horda de hackers rusos bombardeó con miles de posts y de tweets esa realidad paralela de las redes sociales que da más miedo que el mundo del revés de Strangers Things. Puede que Puigdemont se refiera a esto cuando insiste en la internacionalización del conflicto. Y puede que la CUP y ERC sigan celebrando la ayuda de su añorada vieja guardia, anhelando aún una Cataluña comunista y totalitaria. Ahora deliran incluso llamando presos políticos a quienes pisotearon deliberadamente las leyes.  Los analistas internacionales consideran que la única razón del desembarco ruso en “la cloaca de las redes sociales” (como diría Manuel Vicent) es un intento más por desestabilizar las democracias occidentales, y en este caso y de añadido, reventar desde dentro la herida Unión Europea.

En la película ¡Qué vienen los rusos! de Norman Jewison un submarino soviético emerge cerca de la costa de Maine porque su capitán quiere conocer los Estados Unidos. Un afán turístico en plena Guerra Fría que provoca inmediatamente que los habitantes del lugar crean sufrir una invasión comunista. Algo parecido, una invasión catalanista,  ha sentido estos días el gobierno de Bélgica con la llegada a Bruselas de la excursión de expresidente y exconsejeros de la abortada República de Cataluña. Soflamas independentistas en el corazón de la Unión Europea y con los secesionistas de Flandes esperando turno en un café de la Grand Place. Allí donde llega el bus indepe se instala la incertidumbre.

Es un ejemplo más de por qué urge avanzar en una nueva legislación contra los ataques virtuales que están modificando más nuestra convivencia y democracia que otras grandes amenazas como el terrorismo internacional. Amparados en el anonimato, la neutralidad y la gratuidad (como reflexiona este mes Ricardo Gómez Cabaleiro en la revista Claves de razón práctica), las redes sociales son las islas refugio de los piratas del siglo XXI. Necesitamos normas para la jauría caníbal donde ya no es posible entrar con seguridad desarmado de odio y de buena información sin terminar cosiendo consignas a cualquier bandera.

El único consuelo es que España sí parece haber aguantado el ataque (y eso que los trols ganaron en el Brexit y en las presidenciales americanas). La Ley ha aguantado el golpe.  Ya no tenemos a Puigdemont sentado en su despacho del Palau de la Generalitat bajo una fotografía de sí mismo y, quien sabe, si recibiendo una llamada de Putin por el teléfono rojo oculto en el primer cajón.

]]>
https://elreverso.es/columnismo/que-no-se-diga/que-vienen-los-rusos/8071/feed 1